1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Opel: se exige mayor claridad

El encuentro entre Opel/General Motors y representantes del Gobierno alemán sirvió para subrayar que el plan propuesto por GM adolece de muy poca claridad.

default

Delante de la planta de Opel en Bochum

Poco salió en concreto del encuentro entre representantes del Gobierno alemán y de la maltrecha empresa automotriz Opel y su casa matriz General Motors (GM). “Todavía quedan muchas cuestiones por aclarar”, fue el resumen dado por el ministro alemán de Economía, Karl Theodor zu Guttenberg.

Según Welt Online el disgusto de Berlín se basa especialmente en que GM solicita unos 3.300 millones de euros de fondos europeos y, al mismo tiempo, quiere eliminar puestos de trabajo. Pero ni siquiera en este punto hay claridad: las cifras varían constantemente entre 3500 y 7000.

Sólo en Alemania se perderían unos 1600 de los 4800 puestos de la planta de Bochum; en la planta principal de Rüsselsheim serían otros 1200. De las plantas de Kaiserslautern y Eisenach no se sabe nada en concreto.

Al parecer, el plan de saneamiento propuesto por GM no ofrece una base suficientemente plausible y sólida como para que Berlín intervenga en el salvataje económico de la empresa.

Según informan agencias, la canciller germana, Angela Merkel, en conversación telefónica con el director de GM para Europa, Carl-Peter Forster, ha solicitado la revisión del plan.

Tanto las declaraciones del ministro zu Guttenberg como las Forster resaltan la complejidad del asunto y lo largo que podría resultar. Es más, en algunos puntos se requiere autorización expresa del Gobierno de los Estados Unidos.

Entre los puntos a aclarar está la cuestión de las patentes de Opel, si bien el integrante del consejo de vigilancia de Opel Armin Schild relativizó la información difundida sobre la hipoteca de patentes en que habría incurrido GM.

"La verdad es que las dos empresas tienen acceso a esas patentes", sostuvo Armin. El diario alemán Bild aseveraba que GM ya no dispone de las patentes de su filial alemana Opel, pues las entregó como garantía al Departamento del Tesoro estadounidense para poder recibir el rescate multimillonario del gobierno.

Por su parte, un portavoz de Opel en Rüsselsheim informó a agencias que la automotriz alemana tiene acceso a todas las patentes de GM, sin restricciones de licencia.

Bundeswirtschaftsminister Karl-Theodor zu Guttenberg, links, und Opel Aufsichtsratschef Carl-Peter Forster, rechts, geben am Freitag, 6. Maerz 2009, nach ihren Gespraechen vor dem Bundeskanzleramt in

El ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg (izq) y el director de GM para Europa Carl-Peter Forster después de la reunión

Saneamiento brutal

El Consejo de Empresa de Opel, por su parte, critica duramente a la casa matriz y la exhorta a la acción inmediata. El que los ejecutivos abunden en anuncios en cuanto a la reducción de personal asusta a los políticos, ha declarado a agencias, Klaus Franz, el director del Consejo de Empresa de Opel.

En su opinión, los directivos pretenden un “saneamiento brutal”; aseveró también que nadie en Europa estaría dispuesto a poner a disposición fondos estatales para destruir aquí puestos de trabajo a gran escala.

¿Hacia dónde?

En el encuentro de los ministros de Economía de la Unión Europea cundió también el descontento con la política de información de GM. Según declaraciones del ministro zu Guttenberg, sus homólogos europeos coincidieron en que tal comportamiento no aporta necesariamente a incrementar la confianza, pues todavía “no está nada claro hacia dónde se dirige”.

Por definir está cuántos fondos estatales se requieren y en dónde. El plan presentado prevé una unión de todas las plantas europeas; sin embargo, Alemania no quiere echar sus medios en un fondo común.

El comisario europeo de Industria, el alemán Günther Verheugen, exige por ello una mayor coordinación de los países europeos en donde están emplazadas las plantas automotrices –Alemania, España, Polonia, Gran Bretaña- y propone una reunión extraordinaria.

En resumen, tanto Alemania como los socios europeos persiguen que los fondos europeos sirvan -en caso de que se pongan a disposición- para salvar plantas europeas. Para ello exigen mayor claridad de GM.

DW recomienda