1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Opel: ¿salvación en último minuto?

No está muerto quien pelea. Para sobrevivir, la empresa automotriz Opel quiere separarse de su matriz estadounidense General Motors (GM). Para ello necesita una ayuda de capital de 3.300 millones de euros.

default

Klaus Franz, presidente del consejo de empresa; Hans Demant, presidente de la gerencia de Opel, y Carl-Peter Forster, presidente de GM Europa (de izq. a der.): un plan para Opel.

La junta directiva de Opel esbozó un plan de salvamento en el que se prevé que Opel pase a ser una unidad económica independiente de GM, si bien ésta seguirá siendo su propietaria mayoritaria. Inversionistas externos podrían tener participaciones accionarias incluso de más de un 25 por ciento. Así lo anunció hoy (27.02.2008) el presidente de General Motors Europa, Carl-Peter Forster.

La diferencia es esencial: si Opel es parte de GM, en caso de que se descalabre esta última, ello significaría también el colapso de Opel. Con la solución propuesta, GM sería accionista de Opel, pero no su matriz. La separación de ambas empresas efectivamente puede ser la salvación de Opel.

El consejo de supervisión de Opel se reunió un día después de que miles de trabajadores salieran a protestar en Rüsselsheim para exigir una Opel independiente después de 80 años como filial de GM. General Motors adquirió en 1929 el 80 por ciento de Opel y en 1931, compró el resto. Opel es la primera automotriz de Europa que pide ayuda estatal para sobrevivir.

Gobiernos insinuaron disposición a ayudar

Los 3.300 millones de euros los necesita Opel para todas sus plantas en Europa y no sólo para Alemania. Opel está presente también en Gran Bretaña, Suecia, España y Polonia. El directorio de Opel insinuó que algunos de esos países están dispuestos a participar en la búsqueda de una solución.

Esa solución no puede ser otra que la participación de los Estados en la empresa, ya que en estos tiempos de crisis será difícil hallar inversionistas privados dispuestos a correr con los riesgos. En todo caso, la participación estatal podría ser también transitoria y cesar en cuanto Opel Europa, si es que se llega a esa solución, se consolide y pueda ser atractiva para inversionistas privados.

En todo caso, el ministro alemán de Economía, von Guttenberg, dijo en la TV alemana que el Gobierno estudiará atentamente a partir del lunes próximo el plan presentado por Opel. La canciller germana Angela Merkel quiere salvar en este año electoral en Alemania tantos como sea posible de los aproximadamente 25.000 puestos de trabajo de Opel en Alemania.

Sin embargo, "todas las demás opciones deben ser agotadas" antes de que Berlín apruebe arriesgar dinero de los contribuyentes en la empresa, dijo Guttenberg, quien agregó que debe quedar absolutamente claro que resultarán beneficiados los empleados y las plantas de Alemania y no otras instalaciones en Europa.

Reducir capacidades y eliminar empleos

Según analistas independientes, Opel, para poder recuperarse tendrá que reducir capacidades de producción y eliminar alrededor de un 10 a 15 por ciento de los puestos de trabajo actuales. El directivo sindical de GM Europa Klaus Franz exigió que, en caso de que sea necesario despedir personal, se lo haga en todas las plantas europeas, evitando que todo el peso de los despidos recaiga sobre una sola, que en ese caso tendría que cerrar.

La separación de GM no es tan sencilla como puede parecer a primera vista. El diario alemán "Frankfurter Allgemeine Zeitung", resaltó que una de las mayores dificultades es que Opel vendió hace cuatro años todas sus patentes a GM, por lo que para desarrollar y vender sus automóviles, tendría que seguir pagando las licencias correspondientes.

Además de las 25.000 personas que trabajan en Rüsselsheim, la central de Opel en Europa, y en las restantes plantas alemanas de Bochum, Kaiserslautern y Eisenach, la empresa tiene fábricas en Zaragoza, España, con una plantilla de 7.300 personas; Amberes, Bélgica (3.700) y Gliwice, Polonia (4.100). Saab, en Suecia, también perteneciente a GM, acaba de declararse en insolvencia de pagos.

DW recomienda