1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Opel espera decisiones de Estados Unidos y General Motors

En medio de la lucha por rescatar a Opel de su complicada situación financiera, el comité de empresa de la automotriz exigió hoy en Alemania más implicación de la compañía matriz, General Motors (GM), y de Estados Unidos.

"Ahora tienen que actuar GM y Estados Unidos", dijo en Fráncfort a dpa el presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz. Es allí donde deben responderse las "preguntas abiertas" a las que el Gobierno federal de Alemania subordina la concesión de las garantías estatales multimillonarias que espera obtener la automotriz.

Franz dijo que tiene esperanzas depositadas en el viaje que inicia hoy a Estados Unidos el ministro de Economía alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg. Opel, cuya fábrica principal se encuentra en la ciudad alemana de Rüsselsheim y posee plantas en otros puntos de Europa, como en Figueruelas (Zaragoza, España), busca independizarse de GM, amenazada de quiebra.

El Gobierno estadounidense y GM deben estar dispuestos a "transferir todas las instalaciones y plantas en Europa a la proyectada nueva sociedad Europa Opel", señaló Franz. "También queremos que GM garantice el financiamiento temporal hasta la puesta en marcha de la nueva sociedad europea. GM tiene que asumir esta responsabilidad en cualquier caso", agregó.

"Tenemos acceso a las tecnologías, incluso en el caso de que GM quiebre. Es algo que está garantizado por contrato", sostuvo. Franz negó además la información publicada por el diario germano Rheinische Post, según la cual Opel habría hipotecado los derechos sobre sus marcas: "Hay que poner fin a esas especulaciones falsas de una vez por todas. Son un disparate absoluto", señaló.

El Gobierno alemán consideró hasta ahora insuficiente el plan de viabilidad que la automotriz presentó para recibir asistencia estatal, que contempla un desmembramiento considerable de la empresa alemana de su matriz GM y la formación de una sociedad europea que abarque las marcas Opel y Vauxhall con la participación de GM e inversores particulares.

Según sus propios cálculos, la automotriz alemana necesita más de 7.000 millones de euros para poder seguir operando. Del Estado alemán, la compañía pretende recibir ayudas por un valor de 3.300 millones de euros.

Además, la marca proyecta ahorrar unos 1.200 millones de euros, principalmente mediante la eliminación de 3.500 empleos en toda Europa. (dpa)