1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

ONU condena violencia en República Centroafricana

Un ataque de la milicia anti-Balaka contra una sede de la ONU en Bangassou cobró la vida de al menos doce civiles y un miembro de la Minusca.

Zentralafrikanische Republik Wahlen (Picture alliance/AP Photo/J. Delay)

Musulmanes desplazados a causa de la violencia en la República Centroafricana

El secretario general de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, condenó este domingo (14.05.3017) los recientes ataques hacia civiles y miembros de las fuerzas de paz de Naciones Unidas en la ciudad de Bangassou, en la República Centroafricana, y reafirmó el mandato de la misión de la ONU en ese país.

En la madrugada del sábado (13.05.2017) murieron al menos doce civiles y un miembro de la Minusca, en un ataque de la milicia anti-Balaka contra una sede de la ONU en Bangassou, en el sureste del país.

Otros cinco "cascos azules" murieron esta semana en la misma localidad, en otro ataque de esta milicia a un convoy de la ONU, así como ocho miembros del grupo centroafricano que perdieron la vida en el intercambio de fuego con los soldados de Naciones Unidas.

Los ataques "llevaron a un significativo desplazamiento de la población, un número indeterminado de víctimas civiles y la muerte de un pacificador marroquí, elevando a seis el número de pacificadores asesinados en la R. Centroafricana esta semana", dijo en un comunicado el portavoz Stéphane Dujarric.

Zentralafrikanische Republik UN Soldaten (Reuters/B. Ratner)

Cascos azules patruyando en el poblado de Yade, República Centroafricana

Guterres, afirmó estar "indignado" por los incidentes ocurridos el 12 y 13 de mayo, y reafirmó "la determinación de Naciones Unidas para avanzar en la implementación del mandato" de la misión que la ONU tiene en la República Centroafricana (Minusca).

El diplomático extendió su "profundo agradecimiento a los países contribuyentes de las tropas y policía de la Minusca por su apoyo".

"Estos recientes incidentes demuestran ampliamente que la situación en la República Centroafricana es aún frágil, de ahí la necesidad de un apoyo sostenido regional e internacional para superar los retos que se presentan", destacó Guterres.

El secretario general ofreció sus condolencias a la familia del pacificador fallecido y a las autoridades marroquíes. Además, reiteró que el asesinato de pacificadores puede constituir un crimen de guerra, como ya habría avisado el Consejo de Seguridad de la ONU la semana pasada.

Guterres hizo un llamamiento a las autoridades de la R. Centroafricana para que investiguen lo sucedido y "lleven rápidamente a los responsables ante la Justicia".

El país se encuentra en un proceso difícil de transición desde que en 2013 los ex rebeldes Séléka derrocaran al presidente François Bozizé, desatando una ola de violencia sectaria entre musulmanes y cristianos que ha causado miles de muertes y el desplazamiento de cerca de un millón de personas.

JCG (EFE, AFP)

DW recomienda