1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

ONU ayudará a completar estadio para Brasil 2013

Brasilia, firmó dos convenios con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que ayudarán a completar la reforma del estadio donde se jugará el partido de apertura de la Copa Confederaciones 2013.

La capital brasileña, que corre contra el reloj para finalizar un nuevo estadio de fútbol a tiempo para un torneo que será el ensayo general de la Copa del Mundo 2014, recurrió a un socio inesperado: Naciones Unidas. La firma de los acuerdos, por un valor de 35 millones de reales (17,61 millones de dólares), fue confirmada por la gobernación del distrito federal de Brasilia, que argumentó que el recurso a la agencia de la ONU fue la fórmula encontrada para evitar retrasos en la entrega del estadio a la FIFA. Según el comunicado, la adquisición de estos equipos a empresas privadas requeriría de la apertura de un proceso de licitación y demoraría la conclusión del estadio.

El PNUD ya puso en marcha el proceso para la compra de 66 armarios para los vestuarios y la contratación de una empresa para instalar los equipos de rayos X que serán ubicados en las entradas del estadio Mané Garrincha. Las empresas interesadas en suministrar el sistema de seguridad tendrán que presentar sus propuestas hasta el miércoles próximo, mientras que los armarios tendrán que ser entregados e instalados en los vestuarios hasta el 15 de abril, dos meses antes del partido inaugural de la Copa Confederaciones, el 15 de junio de 2013, entre Brasil y Japón. Un funcionario del organismo habló a la agencia Reuters, además, de la adquisión de artículos como tiendas de campaña, generadores eléctricos y cámaras de seguridad.

"Complejidad logística" y "escaso tiempo"

El contrato demuestra claramente que Brasil sigue retrasado en la construcción de los estadios y de otra infraestructura básica para los próximos eventos deportivos. Con sólo un 87 por ciento de avance en las obras del estadio Mané Garrincha, y llegando al plazo límite impuesto por la FIFA para su entrega del 21 de abril- el tiempo es vital. "Con el poco marco de tiempo y (con) la necesidad de centrarse en terminar el estadio, el Gobierno del distrito federal no fue capaz de hacer la contratación a tiempo con la licitación pública", dijo Arnaud Peral, representante adjunto del Programa de Desarrollo de la ONU (PNUD)en Brasil.

Algunas de las instalaciones temporales que compre la ONU para la Copa Confederaciones -en la que se enfrentan los ganadores de los campeonatos continentales entre sí- se mantendrán para los siete partidos del Mundial que se jugarán en Brasilia, dijo Peral. Boaz Paldi, portavoz del PNUD en Nueva York, dijo que el acuerdo con Brasil "no es totalmente sin precedentes" y que el valor podría aumentar. Paldi dijo que el PNUD ha ayudado con proyectos anteriores relacionados con los Juegos Panamericanos y que la agencia ganaría "visibilidad" en Brasil, debido a su participación.

La gobernación de Brasilia justificó el recurso al PNUD en base a la "complejidad logística" y al "escaso tiempo" disponible hasta la entrega de la arena a la FIFA, en abril próximo. En un comunicado, las autoridades destacaron además que los convenios no se refieren a las obras físicas del estadio Mané Garrincha, sino exclusivamente a "estructuras temporales" necesarias para la Copa Confederaciones. "El PNUD posee experiencia en la realización de grandes citas", argumenta la nota, que asegura que la iniciativa de recurrir a la ONU fue elogiada por el comité organizador local (COL) porque, además de reducir costos, propicia el intercambio de experiencias.

Vitrina de la potencia emergente

Brasil ve la Copa Confederaciones, el Mundial y los Juegos Olímpicos de 2016 como una oportunidad para mostrar su estatus de potencia emergente. Que el evento concluya sin contratiempos y puntualmente es tan importante para el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff que a las autoridades locales de Brasilia se les aplicó "presión política" para que hicieran las cosas bien, aun con ayuda externa si fuera necesario, dijo a Reuters una fuente oficial involucrada en las negociaciones.

El país sudamericano ya ha aprovechado antes la experiencia organizativa de las agencias de la ONU. Para la cumbre ambiental Río+20, realizada el año pasado, el PNUD colaboró con la transparencia en el proceso de adquisición, así como en la capacidad de acceso a personas con discapacidades, con la sostenibilidad ambiental e inclusión social.

La FIFA ha advertido que Brasil no puede permitirse más retrasos en la entrega de las instalaciones. El nuevo estadio de Brasilia, con capacidad para 70.000 espectadores, será la segunda sede más grande de la Copa del Mundo en 2014. Sin embargo, su techo no está terminado, aún falta mobiliario que agregar y no se ha plantado todavía la hierba en el terreno de juego. El campo será probado con dos ensayos: la final del torneo local de fútbol de Brasilia el 18 de mayo y el primer encuentro del campeonato Brasileiro una semana después entre el Santos y el Flamengo.

rml (dpa, reuters)