1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

OMT: malos tiempos para los salarios

La última década no ha sido buena para los salarios, revela el último informe de la Organización Mundial del Trabajo. Los años venideros, marcados por la crisis económica, podrían ser aún peores, pronostica el organismo.

default

Entre 1995 y 2007, los salarios no crecieron al ritmo de la economía.

En época de bonanza los salarios no fueron capaces de seguirle el ritmo al crecimiento. Entre 1995 y 2007, dice la Organización Mundial del Trabajo (OMT) en su Informe sobre los salarios globales, cada vez que el PIB per cápita crecía un 1%, los ingresos de los trabajadores lo hacían en sólo en un 0,75%. Sin embargo, cada punto porcentual de bajón económico le restaba al salario medio internacional un 1,5% de su valor.
Deutschland Arbeit Mindestlohn Bau

La OMT predice para 2009 menos crecimiento en el ámbito salarial.

Si la cuenta de los pasados 12 años sale negativa para las nóminas en general, el 2009 no viene acompañado de mejores resultados. Basándose en los pronósticos del Fondo Monetario Internacional, la OMT ha calculado que a nivel mundial los salarios podrían subir no más de un 1,7%; en los países industrializados incluso sólo hasta el 0,1%.

Y eso es lo que dice el informe: las cifras han cambiado desde que se cerrara su redacción. El organismo habla hoy de un aumento máximo del ingreso medio mundial del 1,1%; y de una reducción salarial del 0,5% en los países industrializados.

Aumentará la tensión social

La tensión social va a aumentar, advierte la OMT en el que es su primer informe de este tipo. En el 75% de los países sometidos a análisis los ingresos de los trabajadores pierden paulatinamente peso en el PIB, es decir, el coste de la mano de obra no avanza a igual velocidad que los beneficios por ella generados.

Berufstätige Frau

Alemania es uno de los países en los que más crecieron las diferencias salariales.

Además, en un tercio de los Estados las diferencias salariales crecieron entre 1995 y 2007. Alemania comparte con Polonia y Estados Unidos el deshonor de ser uno de los países en los que más se abrió la brecha que separa a las distintas escalas de remuneración. También en Argentina, China y Tailandia la desigualdad de ingresos se hizo aún más presente.

Francia y España han logrado en la última década recortar las distancias entre lo que ganan sus trabajadores, aunque España es al mismo tiempo, junto con Japón y a Estados Unidos, uno de países en los que el aumento salarial medio rozó el cero en los pasados 12 años. Brasil e Indonesia mejoran en igualdad, pero siguen manteniendo las diferencias sociales a muy alto nivel.

Teniendo en cuenta este pasado y el hecho de que el futuro depara recesión económica, la OMT prevé duras luchas laborales por la cuantía de los salarios, que podrían llevar a la pérdida de puestos de trabajo. El organismo teme que los próximos años sean turbulentos para las sociedades del planeta.

Propuestas para enfrentar la crisis

Berufstätige Frau

La OMT propone que todos los Estados instauren un salario mínimo interprofesional.

El crecimiento lento o negativo para 2009, que las instituciones internacionales ven reflejado en el oráculo estadístico, afectará principalmente a los segmentos de población cuyos salarios son bajos y a los hogares más pobres, dice la OMT, aunque el organismo también recuerda que en muchos países las clases medias podrían verse gravemente afectadas.

Para evitar dramáticos deslizamientos de amplias capas sociales hacia la pobreza, la OMT hace algunas propuestas. Los gobiernos deben proteger el poder adquisitivo de sus ciudadanos, escribe la organización, fomentando, por ejemplo, el entendimiento entre los agentes sociales para que en las negociaciones laborales las nóminas no sigan bajando.

La OMT aboga igualmente por el establecimiento de salarios mínimos: una medida muy discutida en Alemania y a la que los conservadores democratacristianos y cristianosociales se oponen frontalmente, alegando que encarecería el empleo y llevaría a reducción del número de puestos de trabajo.

Además, los Estados deberán seguir complementando con ayudas los ingresos de sus ciudadanos. Los próximos años van a ser un mal momento para retirar el apoyo público a los sectores necesitados, opina la OMT. Según el informe: “los instrumentos del mercado laboral van a ser más relevantes que nunca”.

DW recomienda