1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

OMS: la crisis pondrá en jaque a sistemas sanitarios deficientes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) exigió a los gobiernos que reformen sus deficientes sistemas sanitarios en vista de la crisis financiera mundial, en un informe publicado hoy en la antigua capital de Kazajstán, Almaty. Muchos de esos sistemas son injustos, están descoordinados y no son tan efectivos como deberían, criticó la organización. Sin un impulso político, los sistemas sanitarios no estarán preparados para afrontar en el futuro el creciente número de enfermedades crónicas como afecciones cardíacas, cáncer, diabetes o asma.

Como ejemplo de un desarrollo positivo, la OMS nombró el sistema de policlínicas de Cuba: la esperanza media de vida de los cubanos es hoy, con 78 años, la más alta entre los países en desarrollo. "Un mundo desequilibrado en la cuestión sanitaria no es ni estable ni seguro", advirtió la directora general de la OMS, Margaret Chan, en un comunicado. Los gobiernos deben sacar enseñanzas de la crisis financiera mundial, dijo sin dar más detallas. La confianza cada vez menor de las personas en sus sistemas sanitarios supone una amenaza a al estabilidad social.

De ahí la necesidad de reformas políticas para prepararse a los problemas básicos del siglo XXI: el creciente número de personas enfermas, la expansión rápida de las ciudades y el envejecimiento de la población. La OMS criticó la organización y financiación de los sistemas sanitarios primarios en países pobres y ricos en la misma medida. Además apuntó un aumento en la brecha de la diferencia de la esperanza de vida: la de una persona en un país desarrollado es 40 años mayor que en un estado pobre. De las 136 millones de embarazadas en el mundo este año, se calcula que menos de la mitad recibe ayuda médica.

Además, unos 100 millones de personas son lanzadas cada año a la pobreza por los gastos en tratamientos médicos que tienen que asumir, asegura el informe. Los gobiernos gastan entre 20 y 6.000 dólares al año por la salud de sus ciudadanos, lo que pone de manifiesto las grandes diferencias que existen en este campo. Un suministro sanitario más efectivo podría reducir el surgimiento de enfermedades en alrededor de un 70 por ciento, afirma la OMS. En muchos países faltan, sin embargo, las condiciones necesarias como agua limpia, instalaciones sanitarias, vacunas y una alimentación sana.