“Offshore Leaks”: la debacle de los paraísos fiscales | Economía | DW | 04.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

“Offshore Leaks”: la debacle de los paraísos fiscales

Millones de transacciones en paraísos fiscales salieron a luz: un “Offshore Leaks” de dimensiones gigantescas, que afecta a 130.000 personas de unos 170 países. Numerosos Gobiernos ya se interesan por los datos.

Un paquete inesperado, un disco rígido con 2,5 millones de archivos y datos sobre unas 130.000 personas y 122.000 sociedades en paraísos fiscales: una mezcla explosiva que salió a luz este martes (04.04.2013).

Los datos, de fuente anónima, fueron entregados hace quince meses al Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ), una red global de 160 periodistas en más de 60 países que lleva adelante investigaciones en profundidad. El ICIJ realizó un primer trabajo de clasificación y ordenamiento antes de pasar la información a numerosos medios.

Este martes, los datos comenzaron a ser publicados en numerosos medios internacionales, como el periódico británico The Guardian y la BBC, el diario francés Le Monde, el diario y la emisora alemanas Süddeutsche Zeitung y Norddeutscher Rundfunk respectivamente, el estadounidense The Washington Post, la televisión pública canadiense CBC y otros 31 medios más de todo el mundo.

Gracias a la colaboración de 86 periodistas en casi 46 países se han descubierto secretos y negocios ocultos de políticos, estafadores y grandes fortunas de todo el mundo.

Las revelaciones pusieron nerviosos a muchos evasores fiscales y despertaron ya la atención de numerosos Gobiernos. El Gobierno alemán solicitó ya a la prensa una copia del disco rígido. Las Filipinas y Grecia comenzaron investigaciones, sobre la base de la información ya publicada. El filtraje masivo es una debacle para los paraísos fiscales.

Un gigantesco volumen de datos secretos

El volumen de datos es enorme: unas 160 veces mayor que la filtración de Wikileaks de 2011, con mensajes de embajadas estadounidenses en todo el mundo. Y no solo por el volumen: la información llegó en diversos tipos de documentos, desde imágenes, pasando por ficheros cifrados hasta millones de emails, en numerosos formatos diferentes.

Las imágenes debieron ser pasadas a documentos legibles técnicamente con un sistema de reconocimiento de caracteres. Los diferentes formatos fueron estandarizados e indizados, para poder ser evaluados sistemáticamente y pasados a bancos de datos.

La mayor parte del trabajo técnico fue asumido por los informáticos Sebastian Mondial, de Alemania; Duncan Campbell y Matthew Fowler, de Gran Bretaña y Rigoberto Carvajal y Matthew Caruana, de Costa Rica, según informó hoy el diario alemán Süddeutscher Zeitung, uno de los medios alemanes que recibieron una copia del disco rígido.

Programadores han reconstruido ya el software de los servicios financieros internacionales. Así ha sido posible detectar la red de empresas en los paraísos fiscales.

Sobre la base del análisis de los datos se han podido identificar 122.000 empresas ficticias y trusts en, entre otros países, las Islas Vírgenes, las Islas Cook, Samoa, Hongkong, Singapur, Panamá, las Islas Caimán, Mauricio, la isla Labuan y las Seychelles.

Implicadas numerosas personalidades

Entre los implicados ya se han identificado, según Le Monde, a Jean-Jacques Augier, tesorero de campaña de François Hollande, que posee acciones en dos sociedades con sede en las Islas Caimán. Otro nombre dado a conocer es el de Bayartsogt Sangajav, ministro de Hacienda de Mongolia de 2008 a 2012 y vicepresidente del Parlamento, que tiene una cuenta secreta en Suiza con un millón de dólares sin declarar al fisco.

No es la única personalidad asiática implicada en el “Offshore Leaks”. Otra es la filipina Imee Marcos, hija del presidente Ferdinando Marcos y actualmente gobernadora de la provincia de Ilocos Norte. Desde 2005 es consejera de inversiones de la empresa Sintrat Trust, en la que tiene parte y que no ha mencionado en sus declaraciones fiscales.

La rusa Olga Shuvalova invierte también desde 2007 en un holding con sede en las Islas Vírgenes. La esposa del vice primer ministro ruso Igor Shuvalov ha operado también a través de una empresa con sede en las Bahamas que desde 2011 tiene lazos con su marido, según el semanario económico francés Barron's.

Asimismo unos 4.000 estadounidenses están mencionados en los ficheros del ICIJ, agrega Le Monde. Por ejemplo Denise Rich, cuyo esposo, el magnate del petróleo Marc Rich, fue indultado en 2001 por Bill Clinton, luego de haber sido condenado por fraude fiscal. Denise Rich, que recolecta fondos para el Partido Demócrata, invirtió en 2006 nada menos que 144 millones de dólares en un trust en las Islas Cook y posee un yate no declarado, llamado Lady Joy.

En España, la baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza tuvo una empresa entre 1996 y 2004, y posee otra desde 1994 en las Islas Cook. Viuda del multimillonario Thyssen, las utilizó para comprar obras de arte en subastas de Christie's y Sotheby's, tales como el “Moulin à eau à Gennep” de Van Gogh, actualmente expuesto en el Museo Thyssen de Madrid. Su abogado ha declarado que efectivamente así fue, porque de lo contrario la baronesa tendría que pagar enormes impuestos por las obras de arte. Los cuadros son ahora simplemente “prestados” por la empresa al Museo.

Finalmente, desde Venezuela, según el sitio web del ICIJ, las organizaciones de investigación periodística IPYS y Armando.info afirman que un esquema de pirámide usó empresas offshore en las Islas Vírgenes para pagar más de 30 millones de dólares como soborno para funcionarios gubernamentales y que el fraude devoró cientos de millones de dólares del fondo de pensiones de Petróleos de Venezuela.

A estos nombres seguirán probablemente muchos más en las próximas semanas. El “Offshore Leaks” no termina aquí. Al contrario, acaba de comenzar.

Autor: Pablo Kummetz
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda