OEA discutirá la política antidroga en 2014 | América Latina | DW | 07.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

OEA discutirá la política antidroga en 2014

La 43 Asamblea General de la OEA finalizó con horas de retraso en Guatemala, con la decisión de realizar una asamblea extraordinaria sobre drogas en 2014 y con fuertes discusiones sobre la CIDH.

Los ministros de Relaciones Exteriores o representantes de los 34 miembros activos de la Organización de Estados Americanos aprobaron la Declaración de Antigua, que establece un mecanismo para seguir discutiendo cómo replantear las políticas de drogas en la región, después de 40 años con el énfasis puesto en estrategias de seguridad.

La clausura se alargó cuatro horas más de lo previsto debido a que los países de la OEA se enfrascaron en una discusión por un documento sobre acceso a la información, objetado principalmente por Ecuador en puntos referentes a la relatoría de libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Finalmente, el texto fue aprobado con algunas observaciones a pie de página.

El debate recién se inicia

La declaración final señala que el problema mundial de las drogas "se ha convertido en un desafío cada vez más complejo, dinámico y multicausal" y requiere "un abordaje integral, equilibrado, multidisciplinario y construido sobre un marco de pleno respeto de derechos humanos y libertades fundamentales".

Uno de los acuerdos principales es celebrar el año próximo, en fecha por definir durante el primer semestre, una asamblea general extraordinaria específicamente sobre este tema. Antes se harán reuniones técnicas que aportarán "insumos" para la discusión. Sobre la legalización de las drogas, apoyada por países como Guatemala y Uruguay, y rechazada por naciones como Estados Unidos, Nicaragua o Panamá, los países de la región se van de Antigua sin una postura común.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, destacó la importancia de abordar "todas las etapas del narcotráfico, desde el cultivo de plantas para su farbricación hasta el consumidor final, incluyendo las diversas dimensiones del problema, desde la salud hasta la seguridad pública". Apuntó que se está "iniciando un debate y los signos son muy estimulantes, pero no es un proceso completado ni mucho menos". "Sobre un tema tan espinoso como el tema de las drogas los niveles de consenso y de acuerdo (alcanzados) son bastante grandes", indicó.

Polémica en torno a la CIDH

Pero, aunque el tema central de la cita continental fue "Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas", la última jornada estuvo dominada por los cuestionamientos a la CIDH de Venezuela y Ecuador, secundados por Bolivia y Nicaragua.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Venezuela, Elías Jaua, y de Ecuador, Ricardo Patiño, cuestionaron duramente al organismo, al que acusaron de parcialidad "para desacreditar y condenar" sólo a ciertos países.

Jaua dijo que los criterios usados por la comisión para elaborar sus informes "son subjetivos y se prestan a discriminación, selectividad y a interpretaciones individuales". Patiño afirmó que "no se puede seguir aceptando" que la sede de la CIDH, que está en Washington, se mantenga en un país que no ha ratificado la Convención Americana sobre Derechos Humanos (o Pacto de San José).

er (dpa, afp)

DW recomienda