OEA condena incidente con avión de Evo Morales | América Latina | DW | 10.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

OEA condena incidente con avión de Evo Morales

La Organización de Estados Americanos condenó el incidente en Europa con el avión del presidente boliviano e hizo un "firme llamado" a España, Francia, Portugal e Italia para que den las "explicaciones necesarias".

default

José Miguel Insulza .

En los puntos claves de la resolución titulada "Solidaridad de los Estados Miembros de la OEA con el presidente del Estado plurinacional de Bolivia y su pueblo", se "condenan las actuaciones que violan las normas y principios básicos del derecho internacional, como la inviolabilidad de los jefes de Estado".

Asimismo, se hace un "firme llamado" -en vez de la "exigencia" del texto inicial- a Madrid, Lisboa, París y Roma para que "brinden las explicaciones necesarias sobre los hechos ocurridos con el presidente" boliviano, así como las "disculpas correspondientes".

Reservas de EE.UU. y Canadá

La resolución, presentada por Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua, se aprobó con consenso tras largas horas de negociaciones a puertas cerradas en la sede de la OEA en Washington, pero con la reserva explícita de Estados Unidos y Canadá, que incluyeron un "pie de página" expresando su disconformidad con el texto.

Según estas naciones, resulta "inapropiado" un pronunciamiento de este calado cuando aún no está claro todo lo sucedido la noche del 2 al 3 de julio, cuando el presidente Evo Morales tuvo que aterrizar de emergencia en Viena a su regreso de Moscú después de que se le cerrara el espacio aéreo de cuatro países europeos, según Bolivia por las sospechas de que transportaba al informante estadounidense Edward Snowden.

“Afrenta a la región”

El embajador de Bolivia ante la OEA, Diego Pary, agradeció pese a todo en nombre de su país el apoyo mayoritario a la resolución. "El presidente Morales fue secuestrado por cuatro países europeos, no fue de ninguna manera un teatro", afirmó. Su par argentino, Martín Gómez Bustillo, también celebró el texto porque, dijo, la OEA "no podía pasar por alto esta afrenta a la hermana Bolivia que es una afrenta a toda la región".

"No tenemos que aceptar como normal un maltrato que no aceptaría para sí ninguno de los países cuyos actos hoy cuestionamos", sostuvo. El incidente, afirmó, "ha sido un hecho inamistoso, hostil e inaceptable, una flagrante violación del derecho internacional (...) un atropello, una práctica neocolonial, una falta de respeto a la soberanía de un Estado y la inviolabilidad de un jefe de Estado".

Decepción europea

Por el contrario, el embajador observador de España, Jorge Hevia, lamentó una resolución que dijo parece marcada con "un poco de teatro" y que contiene "cosas inexactas". "Estamos abordando este tema a nivel bilateral con los amigos bolivianos, creemos que va en una buena dirección y nos habría gustado que algunas de las cosas que dijimos (...) estuvieran reflejadas en el texto final", manifestó.

También el representante italiano, Sebastiano Fulci, se declaró "muy desilusionado" con el texto. "Italia no tiene nada que ver con los otros países porque nunca ha impedido de alguna manera el vuelo y no causó el aterrizaje en Viena" de Morales, reiteró.

“Herida” abierta

En un gesto algo conciliatorio, a propuesta de El Salvador la dura declaración contiene un "llamado al diálogo respetuoso y constructivo entre las partes".

El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, rechazó sin embargo todas las explicaciones europeas. "Las justificaciones que se han señalado acá, lejos de justificar nada, porque esto es injustificable, están careciendo de fundamentos, ya no solamente jurídicos, lógicos y razonables" sino también de "una actitud de conciencia moral", sostuvo.

La posición boliviana recibió también el respaldo inequívoco del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien cuestionó la "casualidad" de que cuatro países cerraran su espacio aéreo en un hecho que calificó como una "ofensa grave a un presidente democrático de esta región" que, advirtió, "deja una herida" que sólo sanará cuando "sepamos lo que realmente ocurrió".

er (dpa)

DW recomienda