1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Odesa: ¿Qué ocurrió el dos de mayo de 2014?

Casi 50 personas murieron hace un año en disturbios ocurridos en la ciudad portuaria ucraniana de Odesa. Los investigadores creen que hubo una concatenación de acontecimientos. Muchas dudas persisten.

La sede de los sindicatos exhibe hasta el día de hoy las huellas de la tragedia ocurrida hace un año. En medio de los disturbios que tuvieron lugar el dos de mayo en Odesa, cerca de 400 personas buscaron amparo tras los muros del edificio. 42 encontraron allí la muerte en un incendio. Fue el clímax de una jornada marcada por prolongados enfrentamientos callejeros entre grupos a favor de Ucrania y de Rusia, que dejaron seis muertos por heridas de balas y cientos de heridos. Para muchos fue el día más negro de la historia reciente de esa ciudad portuaria ubicada a orillas del Mar Negro.

Los hechos ocurrieron aproximadamente una semana antes de los autodenominados “referendos” de Donetsk y Lugansk sobre su separación de Kiev. La televisión rusa mostró cadáveres calcinados e informó que “nazis ucranianos” habían “quemado vivos” a ciudadanos prorrusos.

Provocación fuera de control

Sergej Dibrow

Sergej Dibrow.

“Es un profundo trauma”, afirma Sergej Dibrow, un periodista que fue testigo de lo ocurrido. Dibrow es miembro del “Grupo del dos de mayo”, formado por periodistas, expertos y activistas de ambos bandos, que han realizado sus propias investigaciones. Poco antes del aniversario, presentaron sus conclusiones: la tragedia de Odesa fue resultado de una provocación que quedó fuera de control.

Eso es lo que piensa también Urs Schwinger, un alemán que posee una empresa de informática en Odesa. “Esa mañana estuve en la estación ferroviaria y me asusté; salieron personas con armas de fuego”, dice, puntualizando que llevaban cintas de color naranja y negro, un símbolo de los activistas prorrusos. Los enfrentamientos que se produjeron en el centro los vio por televisión. A su juicio, se intentó generar en Odesa una situación como la de Donetsk: “Creo que eso se escapó de las manos, pero el comienzo se produjo por la provocación prorrusa”.

Escalada de violencia

La situación en Ucrania era efervescente. En Odesa, activistas prorrusos acampaban en el Campo de Kulikovo. Ese dos de mayo estaba programado un partido de fútbol. Previamente, miles de hinchas proucranianos, entre los que había hooligans, pero también ciudadanos comunes, marcharon por la ciudad. Fueron atacados por activistas prorrusos con piedras y palos. Incluso hubo disparos. El primer muerto de esa jornada fue un activista proucraniano.

Switlana Abakamowitsch resultó herida en el incendio.

Switlana Abakamowitsch resultó herida en el incendio.

Tras su muerte, la violencia escaló. Ambos bando utilizaron armas. Los proucranianos, más numerosos, persiguieron a sus adversarios hasta el Campo de Kulikovo. “Llegaron chicos bañados de sangre y nos dijeron que nos escondiéramos en la sede de los sindicatos, porque nos iban a matar y a quemar”, recuerda Switlana Abakamowitsch. La activista prorrusa, de 74 años, estaba en el segundo piso cuando el edificio comenzó a incendiarse. Sufrió quemaduras en la cara y las manos, pero sobrevivió.

No hay pruebas de que el incendio haya sido intencional. Pero está claro que ambas partes actuaron con brutalidad. Dibrow y sus colegas culpan a la policía: “Si la policía (…) hubiera actuado bien, no habría habido tantos muertos”, afirma. A una conclusión similar llegó también la fiscalía. La policía fue acusada de no haber impedido los disturbios.

DW recomienda