Ocho muertos en disputa de maras en Honduras | América Latina | DW | 15.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Ocho muertos en disputa de maras en Honduras

Las pandillas luchaban por territorios para el tráfico de drogas en San Pedro Sula, informó la policía.

La violencia de las maras se cobró ocho víctimas en un enfrentamiento entre grupos rivales en la ciudad de San Pedro Sula, la más violencia de Honduras, informaron este lunes (15.09.2014) fuentes policiales. Todos los muertos pertenecían a la Mara 18 y perdieron la vida en un presunto enfrentamiento por territorios para el tráfico de drogas y la extorsión en la norteña ciudad de ese país centroamericano.

El enfrentamiento entre la Mara 18 y la famosa Mara Salvatrucha ocurrió la noche del domingo 14 de septiembre en el barrio marginal Lususa, en el sector de Chamelecón, a unos 170 kilómetros de la capital Tegucigalpa, dijo el jefe de la Fuerza de Seguridad Institucional (Fusina), coronel Germán Alfaro.

“Los jóvenes integrantes de la pandilla 18 fueron atacados a tiros cuando estaban en una esquina del lugar a mansalva por miembros de la Salvatrucha por disputas territoriales de ventas de droga y el cobro del mal llamado impuesto de guerra”, dijo el funcionario a la agencia de noticias Reuters. Los atacantes estaban fuertemente armados y según otras fuentes, las víctimas fueron sacadas de sus casas, reunidas en una esquina y asesinadas.

Eran cristianos

Según el diario El Tiempo, cinco de las ocho víctimas fatales perdieron la vida en el mismo lugar de los hechos, mientras que los otros tres fallecieron cuando eran atendidos en el hospital Mario Catarino Rivas. Otros dos jóvenes se encuentran gravemente heridos, informó la policía. Los autores del ataque consiguieron huir del lugar. Apenas un día antes, otros cuatro hombres habían sido asesinados en la misma ciudad.

Las familias de las víctimas negaron rotundamente que los muchachos pertenecieran a grupos pandilleros, y destacaron que en realidad los muchachos se reunían habitualmente en iglesias cristianas. Honduras es asolada por una escalada de violencia exacerbada por carteles de la droga y pandillas que en el 2012 alcanzó 90,4 homicidios por cada 100.000 habitantes, situando al país como el que más registra homicidios en el mundo.

DZC (dpa, Reuters, Europa Press)