1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ocho muertos en confuso incidente en base militar tunecina

Un soldado abrió fuego contra un coronel, matando a siete militares antes de ser abatido. Autoridades se apuraron en descartar ataque terrorista.

Dos meses después de un brutal ataque terrorista organizado por un grupo yihadista local vinculado a Al Qaeda, Túnez vuelve a estar en el centro de la noticia por un hecho de sangre. Este lunes (25.05.2015), un soldado abrió fuego contra un coronel, en una oficina ubicada dentro de la base militar de Boucgucha, matando al oficial y a otros seis militares antes de ser abatido por otros compañeros.

Según Belhassen Oueslati, portavoz del ministerio de Defensa, el tiroteo ocurrió en torno a las 9.00 horas local (10.00 GMT) y al menos otros diez soldados resultaron heridos. Oueslati no reveló las motivaciones del atacante o si actuó solo o por orden superior, y se limitó a señalar que el suceso está bajo investigación y que la situación ya estaba controlada por las fuerzas de seguridad.

Los disparos pusieron enseguida en alerta a la Policía, que cerró el acceso al área ante la posibilidad de que se tratara de un ataque yihadista en un barrio que se encuentra a un centenar de metros del museo del Bardo, atacado hace dos meses, y de la sede del Parlamento. En ese atentado, adjudicado por el grupo Oqba bin Nafaa, perdieron la vida 22 personas, la mayoría de ellos turistas extranjeros.

Descartan atentado terrorista

“El incidente que tuvo lugar en las barracas de Boucgucha no está relacionado con una operación terrorista”, se apuró en declarar un portavoz del Ministerio del Interior tunecino, Mohamed Ali Aroui, en conversación con la agencia AFP. La sospecha inicial habla de una disputa interna, y Oueslati declaró en una radio local que el sospechoso tenía prohibición de portar armas dentro de la barraca, por lo que usó la de un colega en su ataque.

Sin embargo, la tensión se sentía en el ambiente esta mañana en la capital tunecina, con el recuerdo del ataque de marzo en la cabeza. Dos helicópteros militares sobrevolaban la zona, al tiempo que una escuela fue evacuada y la policía registraba una mezquita y los vehículos que transitaban por el lugar en busca de eventuales cómplices. Asimismo, las fuerzas de seguridad utilizaron perros entrenados para detectar coches-bomba en los alrededores de la base militar.

DZC (EFE, Reuters, AFP, AP)