1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Ocho meses de cárcel a político alemán por tatuaje nazi

Marcel Zech, miembro del ultraderechista Partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD), lució un dibujo del campo de Auschwitz en una piscina.

Ocho meses de prisión determinó la Justicia alemana contra el político ultraderechista Marcel Zech, militante del Partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD), debido a la exhibición de un tatuaje con motivos nazis. El hombre, de 28 años, reconoció haber mostrado en público el año 2015 un dibujo con la silueta del campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau con la frase "Jedem das Seine” (a cada uno lo suyo).

Esta expresión presidía la entrada del campo de concentración de Buchenwald y sigue formando parte del universo neonazi. La historia salió a la luz porque un periodista vio el tatuaje el pasado 21 de noviembre en una piscina pública en Oranienburg y le pareció "tan extraordinario” que le sacó una foto y la publicó en la red social Facebook, según indicó ante el tribunal al comparecer como testigo.

Ya en diciembre de 2015 un juzgado de primera instancia de Oranienburgo había condenado a Zech a seis meses de libertad condicional. Sin embargo, el tribunal regional de la localidad de Neuruppin aumentó la condena a ocho meses por un delito de incitación a la xenofobia.  El abogado de Zech, Wolfram Nahraht, anunció que recurrirá la sentencia ante instancias superiores.

Nuevo tatuaje

La primera sentencia fue apelada tanto por la Fiscalía como por la defensa del político, por lo que correspondía que una segunda instancia analizara el caso. Esta vez el juez Jörn Kalbow se ha inclinado por la tesis de la Fiscalía, que sostiene que el acusado lleva el tatuaje por un "profundo convencimiento político” y que no cabe duda que el objetivo es mostrar simpatía por los crímenes cometidos por los nazis.

El juez argumentó en el fallo que los seis meses de libertad condicional habrían sido entendidos por la población como un "retroceso del Estado frente al radicalismo de derecha” y hace referencia también al aumento de delitos xenófobos en los últimos tiempos. El político, a sueldo del partido ultraderechista en el Estado de Brandeburgo, asegura haberse cambiado el tatuaje por los personajes Max y Moritz, aunque su abogado reconoció que la frase "Jedem das Seine” sigue allí, en la espalda del ultraderechista.

DZC (EFE, dpa, Potsdamer Neueste Nachrichten)

DW recomienda