1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Océanos sin ley

La industria marítima internacional opera bajo normas laxas, que facilitan la labor de piratas y otros criminales, dice la prensa europea este jueves.

default

El Sirius Star, petrolero secuestrado por piratas en Somalia.

El Berliner Zeitung comenta así los asaltos ocurridos frente a las costas de Somalia: „Con el envío de tropas de la ONU se busca esperar a que la situación sea más pacífica. Está claro que los ataques de piratas no podrán ser combatidos solamente desde el mar abierto. Sólo cuando impere el orden en Somalia será posible desmantelar las redes criminales que nutren a los piratas. Si se promueve el empleo, se evitará el crecimiento de esta industria criminal. También es necesario el establecimiento de un auténtico cuerpo de guardacostas en ese país, para controlar de modo efectivo a una de las costas africanas más extensas.”

Mandato robusto

El Rhein Zeitung, de Koblenz, agrega sobre este mismo asunto: “Cerca de 16.000 navíos cargueros atraviesan cada año el Golfo de Adén. Es poco lo que puede hacer un par de buques de guerra si no cuenta con helicópteros a bordo. También es necesario un mandato robusto. Cuando el Bundestag decida sobre la participación de Alemania en la misión europea, deberá tomar en cuenta aspectos como el siguiente: ningún pirata se asustará con la presencia de navíos que no poseen licencia para disparar. Si la marina alemana irrumpe en embarcaciones tomadas por piratas, sabrá lo que le puede suceder a los rehenes. Así, la Bundeswehr (ejército alemán) necesitará un mandato claro, de tal modo que ningún soldado se vea en peligro de acabar ante la corte.”

País inexistente

En Suecia, el Dagens Nyheter opina: “Los piratas están cada vez más activos en las costas de Somalia. Casi a diario se producen informes en cuanto a navíos atacados con todo y su cargamento de alto valor. El petróleo a bordo del Sirius Star, que fue tomado por la fuerza hace unos días, casi llega a 200 millones de euros. Es claro que este fenómeno no puede continuar. Las sanciones económicas no afectarían a Somalia, país que como tal es prácticamente inexistente. Puede considerarse tomar acciones militares contra los enclaves de los piratas en tierra firme, pero ello solamente acarreará más problemas. También se puede promover un bloqueo marítimo a través de barcos de guerra, haciendo excepción en los cargamentos humanitarios. El problema con estas soluciones es que tienen repercusión a corto plazo. Lo cierto es que el comercio marítimo no puede esperar a la solución ideal, que consiste en construir paulatinamente estabilidad y paz para Somalia.”

Usos y costumbres

The Guardian, en Londres, aborda las perspectivas de la industria marítima: “Barcos como el Sirius Star se buscan cualquier bandera, así como una tripulación muy mal pagada que proviene de todas partes del mundo. La marítima es una industria casi invisible, como un motor silencioso para el comercio global. Los grandes barcos utilizan combustibles sucios y no se sujetan a norma alguna en cuanto a las emisiones tóxicas. La industria marítima necesita ayuda, pero también debe estar dispuesta a cambiar sus usos y costumbres.”

DW recomienda