1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Obama se reúne con Consejo de Seguridad tras revés en Irak

La caída de Ramadi encendió las alarmas sobre la efectividad de la estrategia de bombardeos aéreos utilizada hasta ahora por la coalición.

Luego de que Ramadi cayera en manos del Estado Islámico, acercando la amenaza de los radicales a solo 100 kilómetros de Bagdad, la preocupación cundió en la coalición que bombardea las posiciones de los islamistas para detener su avance. Este martes (19.05.21015), el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio una nueva muestra de esa preocupación al reunirse con su Consejo de Seguridad Nacional.

Según un comunicado divulgado por la Casa Blanca, Obama se encontró con su Consejo “para hablar sobre la situación en Irak y nuestra estrategia para contrarrestar la amenaza del Estado Islámico en Irak y Siria”. Obama recibió información “sobre los últimos acontecimientos y el apoyo (estadounidense) a las fuerzas de seguridad iraquíes y los combatientes tribales que responden a la situación en la provincia de Al Anbar”, donde se encuentra Ramadi, agregó el reporte.

El mandatario estadounidense celebró la decisión del Consejo de Ministros iraquí de “acelerar el entrenamiento y equipamiento de las tribus locales en coordinación con las autoridades de Al Anbar, aumentar el reclutamiento del Ejército iraquí y entrenar a la policía local”, aseguró la Casa Blanca. Asimismo, se aplaude la decisión de retomar Ramadi junto a “todas las fuerzas consolidadas bajo el mando iraquí”.

Preparan ataque, preparan defensa

Sobre el terreno, en tanto, las fuerzas de seguridad de Irak desplegaron tanques y artillería alrededor de Ramadi, en los preparativos para la ofensiva que busca recuperar la ciudad. Las milicias chiitas afines al gobierno de Bagdad avanzaron hasta una base cercana a Ramadi, mientras que las autoridades locales llamaron a los habitantes a sumarse a las fuerzas para combatir a los insurgentes, en lo que ya llaman la “Batalla de Anbar”.

Testigos citados por agencias de noticias aseguraron que los combatientes del Estado Islámico han preparado la defensa reforzando sus posiciones e instalando minas terrestres en diversos puntos. También han liberado a unos 100 presos, en un intento por congraciarse con la comunidad. Saed Hammad al-Dulaimi, un profesor de 37 años que sigue en la ciudad, dijo que “Estado Islámico utiliza altavoces instando a la gente que tiene parientes en la cárcel a que se reúna en la mezquita principal del centro de la ciudad para recogerlos”.

DZC (EFE, Reuters)

DW recomienda