1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

"Obama podría ser una de las 10 mejores marcas políticas"

Alemania está entusiasmada con la visita de Barack Obama. Aunque, en realidad, nadie sabe qué es lo que piensa. Por eso aún no ha llegado a ser una marca registrada, dijo el especialista Kai Bauche a DW-WORLD.

default

La canciller alemana, Angela Merkel, recibe a Barack Obama

El aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama, llegó a Berlín en su primera visita que hace a Alemania y fue recibido por la canciller Angela Merkel en una reunión en la que analizaron diversos conflictos internacionales.

Punto culminante es un acto público en que el candidato a la presidencia de los Estados Unidos pronunciará un discurso programático sobre las relaciones con Europa junto a la céntrica Columna de la Victoria. Miles de personas esperan a Obama. ¿Por qué esta euforia? DW-WORLD conversó con Kai Bauch, especialista en marcas y análisis de mercado del Instituto Alemán para Valoración de Marcas de Münster.

¿Se puede decir que el Barack Obama es una marca registrada?

No, todavía no cumple con los requisitos que lo convertirían en una. Bajo marca se entiende una palabra, una imagen o un sonido con los que se asocia inmediatamente una amplio espectro de valores, opiniones y contenidos. Si somos sinceros hay que decir que si bien conocemos a Obama todavía sabemos muy poco acerca de sus posturas. Creo, sin embargo, que sí es un vehículo para la marca registrada que hay detrás: Estados Unidos. Y que le conferimos cualidades que muchas personas desean ver tras ese término, que ha sufrido mucho deterioro en los últimos ocho años.

Con vistas a las elecciones, ¿no es mejor ser la imagen que se desea de Estados Unidos y no una marca propia?

Es posible; creo que la nostalgia de otro Estados Unidos ha crecido mucho durante los últimos ocho años en todo el mundo, incluyendo a los mismos estadounidenses, aunque muchos de ellos sean conservadores. Este “ser de otra manera” es lo que representa Obama.

Bildgalerie Obama in Berlin Schaulustige am Brandenburger Tor

La Puerta de Brandeburgo

¿Es ésta la causa de su popularidad en Alemania?

La gente aquí ansía volver a marcas como Kennedy o Clinton, volver a ver al “gran amigo Estados Unidos”, recobrar esa estrecha amistad que hubo a partir de la Segunda Guerra Mundial. Ahora, cuando hay muchos valores resquebrajados, Obama representa la esperanza y despierta expectativas de que se recobre el liberalismo y la libertad de la era Kennedy o la de Clinton. En temas como la protección al medio ambiente y los enfrentamientos bélicos se requiere otra postura de Estados Unidos. El símbolo de esta otra postura es Obama; pero Hillary Clinton lo hubiese sido igual.

¿La marca contraria a George W. Bush?

Esperamos que así sea. Con una postura contraria a la del presidente Bush nos damos por satisfechos, aunque en realidad no conozcamos la de Obama. Por el momento le otorgamos laureles anticipadamente, pero creo que éstos obedecen más a nuestros anhelos que a la realidad.

Sabemos que pretende trabajar en la protección del medio ambiente, que propone una retirada de las tropas de Irak y que desea abandonar el unilateralismo…

Una precondición para una marca fuerte –esto vale también para personas- es un alto grado de popularidad. Las marcas se van construyendo paulatinamente –a lo largo de años, de esta manera se sabe lo que se asocia con el producto. En este caso, los contenidos representan la marca; las marcas Kennedy y Clinton desarrollaron y practicaron su modelo político por años.

¿Qué debe hacer entonces Obama para llegar a ser una marca?

Tiene que llevar a cabo una política coherente consigo mismo, que lleve una línea definida. Tiene que corporeizar una postura clara. Si Obama opta de verdad por el camino alternativo, si logra reposicionar a Estados Unidos, entonces tendrá un perfil destacado, será un presidente fuerte. Y también una marca fuerte.

¿Qué podría ser nocivo para la “marca Obama”?

Lo peor que le podría pasar sería definir posturas que tenga que abandonar rápido. La gente espera el cambio sobre todo en las relaciones con Europa, en la política medioambiental y el tema de la guerra. Si no lo hiciese, su público se lo tomará muy a mal.

¿Qué tal se ve la marca contraria, la del candidato republicano John McCain?

En Alemania se lo asocia con valores conservadores, en sentido de Bush. En mi opinión, la gente -está harta de este curso ultra conservador; sea cual sea su posición en el espectro político alemán.

Bildgalerie Obama in Berlin Klimaschützer vor dem Brandenburger Tor

Ecologistas manifiestan sus esperanzas

¿Es Bush una marca?

Siempre volvemos a discutir si es que existen las marcas negativas. En mi opinión, a la larga no pueden existen, no subsisten en el mercado. Por otro lado, con Bush hay determinados elementos que se asocian. La palabra Bush provoca reacciones en la gente: toda el mundo lo conoce y tiene una imagen de él, que no siempre es positiva.

¿Podrá Obama colocarse entre las diez mejores marcas políticas?

Con seguridad; Obama podría llegar un nuevo Kennedy. A ello aporta el hecho que sería el primer presidente negro de Estados Unidos.

DW recomienda