1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Obama en Charleston: "hemos estado ciegos"

El presidente de EE. UU., Barack Obama, pronunció una emotiva despedida de duelo en el funeral del reverendo y senador estatal Clementa Pinckney, fallecido en un tiroteo racista en Charleston.

En un discurso que podría ser recordado entre los mejores de sus mandatos, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, homenajeó a Pinckney, fallecido en el tiroteo de la semana pasada en una iglesia de la comunidad negra en Charleston, Carolina del Sur, en el que murieron otros ocho feligreses.

En el acto, celebrado en un estadio de Charleston, Obama aseguró que Estados Unidos ha ignorado durante demasiado tiempo "el desastre sin igual" de la violencia armada e hizo un apasionado llamamiento a que su sociedad se enfrente tanto a ese flagelo como al del racismo.

"Durante demasiado tiempo, hemos estado ciegos sobre el desastre sin igual que inflige la violencia armada a esta nación", dijo el mandatario entre los aplausos de los asistentes al funeral, que rozaban los seis millares de personas. "La gran mayoría de los estadounidenses, la mayoría de los propietarios de armas, quieren hacer algo al respecto. Hagamos esa elección moral de cambiar las cosas si eso salvará al menos una vida preciosa, y expresaremos así la gracia de Dios", añadió.

Elegía

Tras hacer un recorrido por la vida de Pinckney y su labor como senador estatal y pastor de la iglesia, Obama insistió en que "sería una traición a todo lo que él representaba" que Estados Unidos se permita "volver a caer en un cómodo silencio" y sentenció: "La historia no debe ser un arma para justificar la injusticia, sino un manual para saber cómo evitar repetir los errores del pasado".

El mandatario no dudó en condenar el uso de la bandera confederada en algunos edificios oficiales de ciertos estados, como el de Carolina del Sur, donde ocurrió la fatal masacre que acabó con la vida de Pinckney. Aludiendo de nuevo a la "Gracia de Dios", Obama calificó la bandera como un símbolo de "opresión sistemática y subyugación racial", representantivo de aquellos que defendían la esclavitud durante la conocida como Guerra de Secesión, la guerra civil estadounidense que atravesó el país entre 1861 y 1865.

En un inesperado cierre, el presidente concluyó su elegía cantando Amazing Grace.

En un inesperado cierre, el presidente concluyó su elegía cantando "Amazing Grace".

"Durante demasiado tiempo, hemos estado ciegos ante el dolor que la bandera de la Confederación agitó en demasiados de nuestros ciudadanos. Al bajar esa bandera, expresamos la Gracia de Dios", agregó. En un inesperado cierre, el presidente concluyó su elegía cantando "Amazing Grace", un himno cristiano que realza la fuerza de la fe y que sirvió como conmovedora despedida a las víctimas de la matanza.

RML (efe, reuters)

DW recomienda