1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Obama a los 50: ¿todavía “yes we can”?

Barack Obama está de cumpleaños redondo. Medio siglo de vida cumple el presidente 44 de Estados Unidos, entre crisis económica, crisis de deuda y recortes; menos popular en EE.UU. y en Europa.

ARCHIV: Der Praesident der Vereingten Staaten von Amerika, Barack Obama, zwinkert in London, Grossbritannien, waehrend seiner Abschlusspressekonferenz zum G20-Weltfinanzgipfel (Foto vom 02.04.09). Seinen 50. Geburtstag wird US-Praesident Barack Obama nach der vorlaeufigen Einigung im US-Haushaltsstreit wohl doch noch gebuehrend feiern koennen. Am Sonntag konnten sich die Parteispitzen der Demokraten und Republikaner im US-Kongress und das Weisse Haus auf einen Zwei-Stufen-Plan zur Anhebung der Schuldenobergrenze und drastische Haushaltskuerzungen einigen. (zu dapd-Text) Foto: Oliver Lang/dapd

Obama: pese a sus canas, aún más juvenil que muchos homólogos europeos e internacionales.

A su entrada en la Casa Blanca, hace apenas dos años, en enero de 2009, Barack Obama fue celebrado como el primer presidente negro de la superpotencia mundial; el hombre joven y carismático, lleno de promesas, en quien su país, Europa y buena parte del mundo podría depositar “la esperanza”.
Millones de personas de todo el mundo siguieron, “ilusionadas”, la toma de posesión en Washington, confirmaba el diario español El País. “Hemos votado por la esperanza, no por el miedo”, lo citaba entusiasmado el semanario alemán Der Spiegel, tras su discurso de investidura.
Y fue tal el optimismo que hasta recibió, apenas elegido, un polémico Premio Nobel de la Paz 2009, “por sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos”. Pero ahora es él quien “tiene que tener esperanza” ironiza el diario financiero austríaco Wirtschaftsblatt y capta con ello el cambio de tono de la prensa y la opinión pública estadounidense, europea e internacional.
President Barack Obama attends a basketball workshop with children as part of the Let's Move campaign, Monday, April 25, 2011, at the White House Easter Egg Roll on the South Lawn of the White House in Washington. (AP Photo/Charles Dharapak)

Su carisma y energía, cautivó a muchos alrededor del globo. Los medios europeos, acompañaron su elección entusiasmados.

¿Sólo cinco razones para celebrar…?
Sólo cinco de las 25 más importantes promesas electorales de Obama han sido consideradas como “cumplidas” por el “Obámetro” de PolitiFac.com, una publicación independiente del St. Petersburg Times, en el sur de la Florida, ganadora del Premio Pulitzer 2009. Seis de esas promesas se han roto. Dos han sido “bloqueadas”, en dos se ha llegado a “compromisos” y otras diez están “en proceso”.
Entre las cumplidas se hallan, por ejemplo, el comienzo de la retirada de Irak, el impulso a la reducción verificable de los arsenales nucleares, la creación de nuevas regulaciones financieras y la reforma del sistema de salud. Entre las rotas destacan, los fallidos intentos de cerrar el centro de detención en Guantánamo, de reducir las emisiones estadounidenses de carbono, y, más reciente, la de eliminar los privilegios impositivos que su antecesor, George Bush, concedió a los ricos.
Protesters gather on the East Front of the U.S. Capitol in front of the House of Representative before the House prepares to vote on health care on Capitol Hill in Washington Sunday, March 21, 2010.(AP Photo/Alex Brandon)

La reforma de salud se impuso pese a grandes campañas para desacreditar a su impulsor: Obama.

“El visionario truncado”, titula el diario vienés Die Presse. Extinguida la “poesía de la campaña electoral”, y de lleno en “la prosa del ejercicio del poder”, Obama se ha movido al centro, como Bill Clinton, sostiene el rotativo. Y las intensas peleas internas por el control de las cámaras parlamentarias o la aprobación del presupuesto nacional, apenas le dejan tiempo para un acercamiento con Irán, la paz en el Medio Oriente o la “primavera árabe”.

Derrumbadas las teorías conspirativas que lo catalogaron de secreto “socialista”, por defender la cobertura “universal” del sistema de salud; así como las acusaciones de “flojo” en la lucha antiterrorista, anteriores a la eliminación de la figura central de la organización terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden; queda el saldo de una tasa de desempleo del nueve por ciento y un mercado inmobiliario aún en crisis, además de una deuda pública de más 14 billones, insisten otros diarios europeos.
¿…O cincuenta?
The Guardian, desde Londres, se afanó no obstante en homenajear a Obama con una lista de 50 razones para celebrar, al fin de esta agitada semana. Pero el periodista tuvo que recurrir a muchos guiños simpáticos. Sus casi nueve millones y medio de seguidores en Twitter, mientras la ultraconservadora Sarah Palin sólo cuenta con la “patética” cifra de 620.000, por ejemplo. O la suposición “razonable” de que “es poco probable que el próximo año sea más desastroso que el actual en términos financieros”.
De “envejecida súper estrella” califica el semanario alemán Stern al notablemente encanecido presidente norteamericano. Un nuevo récord de baja popularidad registró el instituto de opinión pública Gallup en las últimas semanas de julio: sólo entre el 40 y 42 por ciento de los norteamericanos valoraron positivamente su gestión, la cifra más baja de su mandato, recuerda el también germano diario Die Welt.
NO FLASH!!! President Barack Obama answers questions on the ongoing budget negotiations during a press conference in the Brady Briefing Room of the White House in Washington, Friday, July 15, 2011. (Foto:Pablo Martinez Monsivais/AP/dapd)

"Visionario truncado", escribe el diario vienés Die Presse.

El presidente ruso Dmitri Medvedev fue el primero de sus homólogos internacionales en felicitarlo públicamente. Pero también lo hicieron temprano la canciller alemana Ángela Merkel y el presidente federal Christian Wulff, por lo que Obama significa para Alemania y el mundo, escribieron en sus mensajes: “visiones de un buen futuro”, “impulso para la solución de problemas urgentes”, “esfuerzos por la paz y la libertad de los pueblos y naciones”.
También los primeros festejos comenzaron desde la noche del miércoles en Chicago, donde el mandatario tiene su residencia privada. Y el presidente aprovechó la ocasión para recaudar fondos para la campaña por su reelección, en noviembre de 2012.
FILE - Barack Obama, left, takes the oath of office from Chief Justice John Roberts, not seen, as his wife Michelle, holds the Lincoln Bible and daughters Sasha, right and Malia, watch at the U.S. Capitol in Washington, Tuesday, Jan. 20, 2009. (AP Photo/Chuck Kennedy, Pool)

La imagen de la familia Obama cautiva a muchos, incluso al mundo de la moda. Pero los votos se ganarán en la arena política y económica...

¿Ocaso de la estrella?

Pero los ánimos políticos están caldeados en torno a quien tanto inspirara a los más liberales estadounidenses y a los miembros de las más diversas minorías que votaron por su “yes we can”, o lo extendieron en la web, incluso fuera de su país: afroamericanos, mujeres, hispanos, jóvenes, anticapitalistas, antibelicistas, homosexuales… Obama, el gran comunicador, no ha sido capaz de usas sus dotes para “movilizar a la opinión pública y presionar con ello a sus opositores en el Congreso e imponer su programa de Gobierno”, sentencia el austríaco Wirtschaftsblatt.
“Empleos, empleos y más empleos”, tendría que desear Obama en su cumpleaños, de cara a su reelección, comenta el noticiario de la televisora pública alemana ARD. “Salir reelegido no será fácil para Barack Obama” tras las mal recibidas negociaciones de esta semana en torno al techo de deuda estadounidense, escribe el comentarista de El País. La gran paradoja, agrega, es que el Tea Party –que lo mismo extorsiona a republicanos que a demócratas, con pronunciamientos extremos en tiempos difíciles– “le ayudará mucho”.
Autor: Rosa Muñoz Lima
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda