1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Nuevos detalles sobre la grabación de la caja negra

"¡Abra la maldita puerta!", gritó el capitán desde fuera de la cabina del vuelo 4U9525, según la transcripción filtrada por la prensa alemana, y cuya autenticidad los investigadores han rehusado confirmar.

Cuando el copiloto, Andreas Lubitz, ya había accionado el sistema de descenso, y los controladores aéreos franceses habían tratado a las 10.32 horas de contactar sin éxito con el avión, la grabación registra la señal de alarma automática por pérdida de altura, revela hoy el diario "Bild" en su edición dominical.

Inmediatamente después se oye un fuerte golpe, como si alguien intentara abrir de una patada la puerta de la cabina, y la voz del capitán, Patrick Sondenheimer, que grita: "¡Por el amor de dios, abre la puerta!". En un segundo plano de oyen gritos de los pasajeros.

Intentos de forzar la puerta

A las 10.35, cuando el avión aún se encontraba a 7.000 metros de altura, la grabación registró "ruidos metálicos fuertes contra la puerta de la cabina" como si ésta fuera golpeada. Unos 90 segundos más tarde, a 5.000 metros de altura, se activa una nueva alarma, y se oye al piloto gritar: "¡Abre la maldita puerta!".

A las 10.38, todavía a unos 4.000 metros de altura, se oye la respiración del copiloto, que no dice nada. A las 10.40, el aparato toca con el ala derecha la montaña y de nuevo se oyen los gritos de los pasajeros, los últimos sonidos que registra la caja negra.

Respuestas "lacónicas"

La hora y media de grabación que se ha podido rescatar revela también como el capitán, a las 10.27 y a 11.600 metros (38.000 pies) de altura le pide al copiloto que vaya preparando el aterrizaje a Düsseldorf y éste le responde entre otras palabras con un "ojalá" y un "vamos a ver".

En una rueda de prensa el pasado jueves, en la que se comunicó que las grabaciones permiten concluir que el piloto estrelló de forma deliberada el aparato con 150 personas a bordo, el Fiscal de Marsella calificó las respuestas del copiloto a su comandante de "lacónicas".

Tras despegar con retraso de Barcelona, el comandante le había explicado entre otras cosas al copiloto que no había tenido tiempo de ir al baño, por lo que Lubitz le ofreció asumir el mando del aparato en cualquier momento. Después del control pertinente para preparar el aterrizaje es cuando el copiloto le vuelve a ofrecer al comandante asumir el mando para que éste pueda ir al baño. Dos minutos más tarde, se oye decir a Sondenheimer: "Puedes asumir el mando". Entonces se oye el ruido de una silla y una puerta que se cierra. Son las 10.29 y el radar registra un primer descenso del aparato.

La publicación incluye una entrevista con la exnovia de Lubitz, en la que afirma que se despertaba por las noches gritando "'¡estamos cayendo!". Además de las pesadillas, afirma que cada vez era más evidente que tenía problemas. Por eso se separaron.

LGC (EFE / AFP / Bild)