1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Nuevo recuento no parará a Trump

Quien todavía sueñe que Hillary Clinton se convertirá en presidenta, acabará desilusionado. El nuevo recuento de votos en tres de los estados clave de Estados Unidos no podrá cambiar el resultado de las elecciones.

Para muchos opositores a Trump se trata del último rayo de esperanza. La líder del Partido Verde estadounidense, Jill Stein, quiere impulsar un nuevo recuento de votos en tres de los estados clave. El hecho de que haya recaudado en poco tiempo fondos por valor de más de seis millones de dólares mientras que en su campaña electoral tuvo que arreglárselas con unos escasos 3,5 millones de dólares, demuestra que el interés por apoyar esta iniciativa es masivo.

Si el nuevo recuento de votos en los estados de Wisconsin, Michigan y Pensilvania arrojara otro resultado electoral, esto tendría consecuencias sobre la decisión  del gremio de delegados y Clinton sería definitivamente la presidenta de Estados Unidos. En las elecciones del 9 de noviembre, Donald Trump resultó ganador en los llamados "estados en disputa”.

Una posibilidad mínima

Jill Stein del Partido Verde.

Jill Stein, líder del Partido Verde estadounidense.

Los partidarios del recuento, como Alex Halderman, catedrático de Informática en la Universidad de Michigan, expresaron sus dudas sobre la legitimidad de los resultados electorales: las urnas electrónicas podrían haber sido hackeadas en los estados clave. Otros investigadores cuestionan esas declaraciones, entre ellos, Charles Stewart, del famoso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

En principio, el equipo de campaña electoral de Hillary Clinton no consideró necesario, tras un análisis electoral, exigir un nuevo recuento de los votos, como lo comunicó en la página web "Medium”. Pero, Hillary Clinton se ha unido a la iniciativa de Stein. El gobierno de Obama, por su parte, expresó la semana pasada que no hay pruebas de fraude electoral y está convencido de que el resultado electoral refleja "el deseo del pueblo estadounidense”.

Independientemente de la evaluación del presidente saliente, Joshua Douglas, catedrático de Derecho Electoral en la Universidad de Kentucky, cree que la posibilidad de que Clinton se convierta en presidenta es mínima. "El nuevo recuento no conducirá con toda probabilidad a que Clinton gane en los tres estados”, dice Douglas.

El mayor aumento de votos, tras un nuevo recuento en la historia del país, tuvo lugar en 2000 cuando se le adjudicaron más de 1.200 votos a Al Gore en Florida. No fueron suficientes para ganar en dicho estado, y George W. Bush se convirtió en presidente. Clinton necesitaría 10.000 votos más en Michigan, más de 68.000 en Pensilvania y más de 27.000 en Wisconsin para ganar a Trump.

El Congreso tiene la última palabra

Hillary Clinton en imagen de archivo.

Hillary Clinton en imagen de archivo.

Además del recuento de votos hay otro intento de alejar a Trump de su futuro cargo. Alrededor de 4,5 millones de personas firmaron una petición online para que el gremio de los delegados elija presidenta a Clinton este 19 de diciembre. En caso de que Clinton ganara a Trump, el Congreso tendría de todas maneras que confirmar el resultado. Hasta ahora no ha habido ningún caso que haya sentado precedente. El 6 de enero el Congreso de Estados Unidos dará a conocer al ganador de las elecciones.

Autor: Michael Knigge

 

DW recomienda