Nuevo escudo antimisiles en Alemania | ACTUALIDAD | DW | 02.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ACTUALIDAD

Nuevo escudo antimisiles en Alemania

La OTAN desea proteger Europa de los misiles de medio alcance con un escudo situado en la base aérea de Ramstein, Alemania. Además, seguirá los plazos establecidos para la retirada de sus tropas de Afganistán.

Base aérea de EE. UU. en Ramstein, Alemania

Base aérea de EE. UU. en Ramstein, Alemania

Según fuentes diplomáticas, la OTAN planea instalar el nuevo escudo antimisiles en la base aérea militar de Ramstein, en el estado de Renania-Palatinado, en Alemania. El objetivo es proteger Europa de un potencial ataque de misiles de medio alcance. Hillary Clinton, secretaria de Estado norteamericano, ha concretado que se trata de una manera de proteger Europa de la amenaza de Irán. Varios países europeos tomarían parte del proyecto: España, Polonia, Rumanía y Turquía han confirmado su participación.

Leon Panetta, durante la reunión de ministros de Defensa en Bruselas

Leon Panetta, durante la reunión de ministros de Defensa en Bruselas

Estos planes han suscitado una enorme suspicacia en Rusia, ya que los considera como una amenaza que choca contra su propio desarrollo estratégico. Rusia ofreció la creación de un sistema conjunto, propuesta que hasta el momento ha sido rechazada por la Alianza.

La OTAN espera que el escudo antimisiles tenga pronto una cierta capacidad operativa, que anunciará en la cumbre que se celebrará durante el mes de mayo de este año en Chicago. Después, se irá completando hasta que esté plenamente operativo en 2018.

Retirada de Afganistán

Entretanto se reunieron en Bruselas los ministros de Defensa de los 28 países aliados. Allí se hizo público que se cumplirán los plazos establecidos por la OTAN para la retirada de Afganistán. «En la Conferencia de Lisboa se fijó una ruta de transición. En eso estamos, esperamos ceder la seguridad de la última provincia a las fuerzas afganas a mediados de 2013», aseguró el secretario general de la Alianza,  Anders Fogh Rasmussen.

Gerard Longuet, ministro de Defensa francés (izda.) y Thomas de Maiziere, su homólogo alemán

Gerard Longuet, ministro de Defensa francés (izda.) y Thomas de Maizière, su homólogo alemán

Así pues, la OTAN quiere que las fuerzas militares afganas se hagan responsables de la seguridad del país hacia mediados de 2013, de tal manera que la  misión pueda finalizar el año siguiente. Actualmente, la OTAN mantiene en Afganistán a 130.000 soldados.   Desde el momento en que haga entrega de las últimas provincias del país, el papel de las tropas internacionales se transformará: de fuerza de combate pasará a ser apoyo de la seguridad. Así lo aseguró Rasmussen.

Por su parte, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, declaró que quiere que las misiones de combate norteamericanas en Afganistán acaben a mediados de 2013, más de un año antes de la retirada prevista, según informó "The New York Times". Panetta eludió dar detalles sobre lo que significa que las tropas dejen de realizar misiones de combate y se limitó a decir que pasarían a tener un papel de "asesorar y ayudar" a las fuerzas de seguridad afganas, poniendo como ejemplo el proceso seguido en Irak. Todo ello deberá ser analizado por los países aliados en la cumbre anual de mayo de la OTAN, en Chicago. 

El papel de Alemania

En Bruselas, el ministro de Defensa alemán, Thomas de Maizière, afirmó que las tropas alemanas abandonarán Afganistán paulatinamente ya antes de finales de 2014, si bien indicó que se mantiene el objetivo de que la misión continúe hasta la fecha prevista. "Hasta entonces necesitamos un número de efectivos adecuado, también de soldados alemanes, para organizar el traspaso con responsabilidad de manera seria y la retirada de tropas de manera ordenada".

De Maizière dijo que la reducción de las fuerzas de la OTAN se realizará progresivamente, dependiendo de la evolución del proceso y de la situación del país.  El político alemán se encontraba entre los ministros de Defensa que se negaban a admitir que la Alianza estaba acelerando el fin de sus operaciones. Para de Maizière, este cambio supone “pasar de la silla de conductor a la de pasajero. Hay una diferencia entre luchar como soldados en primera línea y prestar apoyo a quienes batallan. Queremos ceñirnos a 2014 como fecha para concluir la misión".

Autora: María Santacecilia
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda