1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Nuevo error empeora el escándalo en Servicio Secreto estadounidense

La serie de errores cometidos por el Servicio Secreto de EE. UU. en la vigilancia de Obama sumó un nuevo capítulo al conocerse que un hombre armado compartió ascensor con el mandatario, informa el "Washington Post".

Julia Pierson, directora del servicio secreto.

Julia Pierson, directora del servicio secreto.

Durante la visita de Obama a una oficina de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, el hombre, un guardia de seguridad privado, subió con él al ascensor y sólo llamó la atención cuando empezó a sacar de forma "bastante poco profesional" una serie de fotos del presidente con su smartphone.

Cuando el Servicio Secreto se quejó al jefe directo del guardia sobre su comportamiento, se llevaron la siguiente sorpresa desagradable. El hombre fue despedido "de inmediato", y en ese momento sacó su arma de servicio y se la entregó al superior, ante lo cual los agentes se mostraron "sorprendidos" porque no se habían dado cuenta de que llevaba el arma, denuncia el Washington Post.

Directora de Servicio Secreto pidió disculpas

Según las reglas del Servicio Secreto, no puede haber ninguna persona armada en las inmediaciones de los presidentes, salvo sus guardaespaldas. Tras el ingreso a la Casa Blanca de un veterano de la guerra de Irak que logró burlar los sistemas de seguridad a mediados de septiembre, la directora del Servicio Secreto, Julia Pierson, tuvo que pedir disculpas el martes por el error comeitdo por sus agentes.

Inicialmente se apuntó que Oscar González, de 42 años, había sido detenido en el área de ingreso a la Casa Blanca luego de saltar una elevada valla que rodea el terreno. Pero luego se supo que el hombre fue mucho más lejos y que incluso ingresó en la Sala Este, cuya puerta estaba abierta.

Además, este fin de semana se conoció un caso de 2011 en el que un hombre disparó varias veces con un rifle contra la Casa Blanca sin que los agentes se percataran. El sospechoso fue detenido más tarde sólo gracias a un hecho casual: los casquillos de las balas fueron hallados por una empleada de la limpieza.

CP (dpa, efe)