Nueve cascos azules nigerinos mueren en una emboscada yihadista en Mali | El Mundo | DW | 03.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Nueve cascos azules nigerinos mueren en una emboscada yihadista en Mali

Su convoy fue atacado por motoristas armados sin identificar. El gobierno anunció anoche que instaurará el servicio militar obligatorio en el país.

Al menos nueve soldados de la misión de la ONU en el norte de Mali (MINUSMA) murieron hoy en una emboscada tendida por supuestos yihadistas en la localidad de Ansongo-Ménaka, en el noroeste del país. Es el ataque más mortífero, hasta ahora, contra fuerzas de la ONU en Mali, admitió un portavoz de la misión.

Los soldados, de origen nigerino, estaban a bordo de dos vehículos en el momento en el que fueron atacados por desconocidos, fuertemente armados, a bordo de motocicletas. Las fuentes añadieron que ha habido además varios heridos, sin precisar su número.

Servicio militar obligatorio

El Gobierno de Mali, por su parte, anunció anoche que va a instaurar el servicio militar obligatorio, suspendido desde 1991, dentro de sus planes de institucionalización progresiva en el país, que incluyen la creación de un ejército regular. El ministro de la Juventud, Mamadu Gaoussou Diarra, explicó que el Gobierno ya ha desbloqueado una partida de 1.290 millones de francos CFA (1,9 millones de euros) para financiar la primera "etapa piloto" de una operación que tendrá carácter gradual.

El servicio militar obligatorio solo estuvo vigente en Mali entre 1983 y 1991 y fue suspendido por falta de financiación. La permanente inestabilidad del país, los frecuentes golpes de Estado y las pobres condiciones de los militares también explican la imposibilidad de haber puesto en marcha el servicio militar durante más de dos décadas.

El nuevo servicio llevará por nombre "Servicio de jóvenes" y estará integrado por quienes terminen sus estudios, aunque no está claro cómo será el reclutamiento para aquellos que dejen la escuela.

LGC (EFE / Reuters)