1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Nuevas protestas en Beirut por crisis de la basura

Miles de personas fueron convocadas por el movimiento “Apestan” para exigir que el gobierno se haga cargo de un problema que adquiere ribetes dramáticos.

El olor se hace notar en Beirut, donde cerros de basura se acumulan en las calles desde hace semanas, sin que la empresa encargada de retirarlas ni las autoridades se hagan cargo de un problema que adquiere niveles de catástrofe sanitaria. Por ello, este sábado (29.08.2015) nuevamente miles de libaneses salieron a las calles para exigir una pronta solución al problema, que poco a poco da paso a exigencias más duras contra el gobierno.

Bajo el llamado del movimiento “Apestan”, los manifestantes –llegados de todos los rincones del Líbano– se congregaron en el sector de Sananaya, donde se encuentra el Ministerio del Interior, desde donde marcharon hacia la emblemática Plaza de los Mártires. Los ciudadanos exigen un cambio “radical” con nuevos dirigentes, pues están hartos de la “indiferencia y despreocupación del gobierno”, como rezaban los carteles.

“Ya no podemos soportar más, nunca se han preocupado de nosotros, solo de sus intereses y de robar al pueblo. Estoy aquí para decirles que no permaneceremos más tiempo callados”, dijo a la agencia de noticias EFE la abogada Nadine Jordi. La profesional aseguró que los libaneses quieren “una nueva clase política”, que “todos los libaneses sean iguales ante la ley y que no funcione más el sistema de favoritismo”. Las autoridades decidieron desplegar un impresionante cordón de seguridad para evitar incidentes.

Plazo hasta el martes

Los manifestantes aseguraron que el gobierno tiene plazo hasta el martes para resolver el problema de la basura, de lo contario las protestas se intensificarán en todo el país. Los participantes portaban pancartas en las que se podían leer lemas como “No necesitamos solo que recojan la basura, la solución es que haya reciclaje desde la base”, o “Brillará más el sol cuando se vayan, estaremos mejor sin ustedes”.

Los desperdicios se acumulan desde julio luego de que fuera cerrado un vertedero colapsado y terminara el contrato con la compañía Sukleen. Además de ese problema, los movilizados aseguran que el gobierno no está en condiciones de garantizar los servicios básicos como el suministro eléctrico, que se corta constantemente. Los manifestantes exigen la renuncia del ministro de Medio Ambiente, Mohammed Mashnuk, y piden que el ministro del Interior, Nuhad Mashnuk, explique la violencia con la que actuó contra los manifestantes la semana pasada.

Líbano padece también una profunda crisis política desde hace más de un año, con el Gobierno y el Parlamento paralizados por las disputas entre las distintas corrientes político-religiosas. Estos roces han impedido la designación de un nuevo presidente del país, que debe ser de religión cristiana.

DZC (dpa, EFE)