1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Nueva polémica en torno al “caso Germanwings”

El padre del piloto del avión siniestrado negó que su hijo hubiera estrellado la aeronave intencionalmente y refutó las conclusiones de la investigación. Sus declaraciones fueron criticadas por familiares de las víctimas

Deutschland Germanwings Absturz Jahrestag Günter Lubitz PK (picture-alliance/dpa/K. Nietfeld)

Günter Lubitz, padre de copiloto del vuelo 4U 9525 de Germanwings

En el segundo aniversario de la tragedia aérea de Germanwings, la familia del piloto que causó el accidente denunció errores en la investigación y negó que su hijo haya provocado deliberadamente la catástrofe.

La investigación concluyó que el vuelo 4U9525 de Germanwings había despegado de Barcelona el 24 de marzo a las 10.10 horas con destino a Dusseldorf y se estrelló contra los Alpes franceses por la acción deliberada y suicida de su copiloto, Andreas Lubitz.

En la conferencia de prensa de este viernes (24.03.2017), Günter Lubitz, el padre del copiloto, aseguró que en el momento de la tragedia su hijo no padecía de depresión, declarando que "hay claramente muchas cosas que no se investigaron en absoluto, tal vez porque no querían investigarlas". El progenitor añadió también que tanto él como el resto de la familia sufren "un dolor muy especial y distinto" al de los allegados de las "otras víctimas".

Günter Lubitz explicó que, aunque su hijo sí había sufrido una depresión que le fue diagnosticada en 2009, para el momento del accidente, ya la había superado y de ese modo obtuvo un contrato como copiloto en 2013 de Germanwings.

La causa por la que había acudido a hasta 40 médicos en los años siguientes fue por una "dolencia en los ojos", insistió el padre, negando que haya sido por sus diversos trastornos psíquicos y depresiones, ocultado a sus superiores, como alegaron los investigadores del siniestro.

"Nuestro hijo era una persona muy responsable. No tenía motivo alguno para planear un suicidio y llevarlo a cabo. Menos aún para arrastrar a la muerte a 149 inocentes", sostuvo el padre.

Lubitz insistió que no hay "ni una prueba fundamentada" de que Andreas "planeara" una acción así y acusó a la "prensa sensacionalista" de haber difundido una imagen falsa de su hijo.

Experto de aviación coincide

El periodista y experto en aviación Tim van Beveren, se sumo al padre del copiloto en argumentar que las conclusiones tanto de la Fiscalía francesa como de la alemana se basaron en "especulaciones".

El experto insinuó que, de acuerdo a los documentos de la investigación, no se puede probar que Lubitz se encerró en la cabina, al aprovechar la ausencia momentánea del piloto, y tampoco si estaba o no consciente mientras se le instaba a abrir la puerta.

La comparecencia del padre del copiloto, además del periodista y dos abogados, había sido criticada de antemano por representantes de los familiares de las víctimas como una "provocación", al coincidir con el aniversario de la tragedia.

"Cualquier otro día que hubiéramos elegido habría sido igualmente criticado", indicó Günter Lubitz, que expresó que tanto él como su esposa y su hijo menor viven a diario un dolor frente al que no hay "consuelo posible".

El gobierno alemán responde

Por su parte, el gobierno alemán respondió a la rueda de prensa rechazando las dudas del padre sobre las causas de la tragedia. "Para nosotros no hay motivo para dudar de los resultados de las autoridades que investigaron el accidente", dijo un portavoz del ministerio alemán de Transporte, ratificando nuevamente las conclusiones de la investigación.

La fiscalía de Düsselorf refutó también los cuestionamientos, agregando que Lubitz “sufría desde hacía meses de insomnio, temía perder la vista, estaba desesperado". El fiscal Christoph Kumpa, recordó que el copiloto modificó la altitud de vuelo en el trayecto de ida a Barcelona, lo cual provee otro indicio de sus intenciones.

Críticas desde España

Expertos y familiares de víctimas en España, país del que provenían 50 de los 150 fallecidos, también criticaron las declaraciones. "Esto va a complicar mucho el proceso de duelo de mucha gente", señaló Francisco Canes, presidente de la asociación DIA, que ofrece asistencia terapéutica a familiares y víctimas de accidentes, incluyendo los del vuelo de Germanwings. "A nivel terapéutico, esto traerá muchos problemas, mucha incertidumbre a nivel psicológico, familiar y social. Estos padres deberían haber pensado que esto no les va a reportar nada bueno", agregó.

La asociación española de víctimas del vuelo se sumó a los familiares alemanes en rechazar el hecho de el padre de Lubitz presentara su informe en el segundo aniversario de la tragedia. "¿Cómo se atreven a sacar cualquier tipo de información en un día tan señalado?", se preguntó Silvia Chaves, presidenta de la asociación, durante los actos de recuerdo celebrados en el aeropuerto El Prat de Barcelona.

"Es difícil de catalogar, creo que es muy inapropiado", añadió Chaves, viuda de uno de los pasajeros. "Deberían tener más respeto por los familiares. Nosotros hemos tenido mucho respeto hacia ellos", señaló.

Unos 200 familiares viajaron a la zona del accidente en Los Alpes para participar en un servicio ecuménico y asistir luego a la inauguración de una escultura de grandes dimensiones que se colocará en Le Vernet, la montaña donde se estrelló el avión, con objetos de cada una de las víctimas.

JCG (EFE, dpa)

DW recomienda