1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Nueva Consitución en Kosovo de inspiración estadounidense

Kosovo se dotó de una Constitución inspirada en la estadounidense: la Comisión Constitucional firmó en Pristina el proyecto de Carta Magna que debe aprobar el Parlamento en el transcurso de este mes, y que se prevé entre en vigor el próximo 15 de junio.

"Hoy hemos dado un paso importante en nuestra soberanía", señaló el presidente kosovar, Fatmir Sejdiu. "Éste es un acto esencial para Kosovo", dijo por su parte el primer ministro, Hashim Thaci, en una ceremonia en la capital, Pristina. "Hoy le estamos dando legitimidad a una República de Kosovo independiente, soberana y democrática", agregó.

La Constitución otorga garantías a los residentes serbios en un país con una amplia mayoría étnica de albaneses. Kosovo es "un Estado de ciudadanos libres que garantizará los derechos individuales, las libertades civiles y la igualdad de todos ante la Ley", dice el preámbulo del texto constitucional. Asimismo, señala que Kosovo "contribuirá con la estabilidad de la región y de toda Europa, creando buenas relaciones de vecindad con todos los países vecinos".

En el boceto de Constitución se incluyen recomendaciones del ex enviado especial de la ONU a Kosovo, Martti Ahtisaari, que proponía una independencia supervisada por la comunidad internacional en lugar de la declaración unilateral que fue finalmente.

También Pieter Feith, jefe de la misión de la Unión Europea en Kosovo, Eulex, que está llamada a sustituir a la administración Naciones Unidas presente en el país desde 1999, dio antes de la ratificación de hoy su visto bueno al documento. El proyecto constitucional otorga al jefe de la Eulex la potestad de "revocar decisiones de las autoridades kosovares o invalidarlas". "Kosovo tendrá una Constitución moderna", dijo Feith.

Hasta el momento, 37 países, entre ellos Estados Unidos, Alemania y otros Estados de la UE, han reconocido la independencia de Kosovo. Serbia y Rusia, pero también algunos países comunitarios como España y Grecia, continúan sin aceptar a Kosovo como Estado. (dpa)