1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Vida sana

¿Nos enferma el tiempo?

Cefaleas, problemas de circulación, cansancio: ¿es culpa del tiempo? No necesariamente, pero la sensiblidad ante los cambios de tiempo es un fenómeno conocido. ¿Pero cuál es la casa y qué provoca en nuestro cuerpo?

Está fuera de toda duda. Nuestro cuerpo es sensible a la meteorología. Llueva o brille el sol, haga calor o frío: el organismo se adapta constantemente a los vaivenes de la temperatura y de la presión. Pero esto ocurre inconscientemente, normalmente no nos damos cuenta de ello. Eso sí, algunas personas son más sensibles que otras: están cansadas, pero aun así duermen mal y se sienten agotadas. “Cuando más brusca y rápidamente cambie el tiempo, más influirá ello en personas especialmente sensibles”, dice la doctora Christina Koppe, meteoróloga médica en el Servicio meteorológico alemán, en Friburgo. No es tanto la presión la que influye, sino más bien el cambio de las masas de aire. El organismo se ve sobrepasado por las nuevas circunstancias, no puede adaptarse con la suficiente celeridad. En el caso de personas con baja presión sanguínea, por ejemplo, las condiciones meteorológicas pueden ralentizar el flujo sanguíneo. A quienes más afectan los cambios meteorológicos es a personas con enfermedades crónicas, con asma o reúma. ¿Pero cómo se puede prevenir? Lo importante es aumentar la resistencia de nuestro organismo estando como mínimo media hora al día al aire libre. Basta con pasear. Pero para entrenar la capacidad de adaptación también pueden ayudar, por ejemplo, las duchas de contraste o la hidroterapia dinámica. Asimismo, los ejercicios de relajación y una alimentación saludable contribuyen a incrementar la capacidad de resistencia.