1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“No es difícil derrotar a Keiko, pero PPK es muy mal candidato”

La candidata Fujimori tiene grandes posibilidades de ganar la presidencia de Perú. Otros candidatos hubieran tenido más éxito contra Keiko, dice Steven Levitsky en entrevista con DW.

DW: Según las últimas encuestas, Keiko Fujimori rompió el empate técnico que tenía frente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) y se ubica 5 puntos más arriba, a pesar de las acusaciones por lavado de activos y con un padre sentenciado por violación a los derechos humanos y corrupción. ¿Cómo se puede explicar el fenómeno Keiko Fujimori en Perú?

Steven Levitsky: Es un fenómeno bastante común. En la mayoría de las nuevas democracias en el mundo, desde 1978, ha vuelto al poder un partido nacido en un régimen autoritario. Ocurrió en Nicaragua, Paraguay, Chile, Bolivia, México y Corea del Sur. Es más la regla que la excepción. Ellos regresaron al poder y respetaron mínimamente las reglas de juego democrático. El fujimorismo tiene apoyo obviamente por el fin de la hiperinflación bajo Alberto Fujimori y por la derrota del terrorismo de Sendero Luminoso. Keiko también ha trabajado mucho en los últimos años en construir una organización política y ha mejorado mucho como candidata.

Se dice que esta elección es entre dos derechas. ¿En qué se diferencian verdaderamente Keiko Fujimori y PPK?

Steven Levitsky.

Steven Levitsky.

Hay muchas diferencias. Kuczynski tiene una historia política democrática y nunca trabajó en un gobierno autoritario. Además, hay un aspecto importante en el electorado: Lima versus el interior del país. PPK representa a Lima y a la élite costeña, mientras que Keiko cae mucho mejor en el interior del país. Por ser menos liberal y tener una imagen más autoritaria, Keiko es vista como alguien que pondría mano dura contra el crimen, mientras que PPK es percibido como alguien más apegado a la ley. En términos económicos son bastante parecidos.

En una conferencia con usted en la universidad de Harvard, la candidata Fujimori se mostró a favor de la despenalización del aborto y de la unión civil entre personas del mismo sexo. Hoy dice lo contrario. ¿A qué cree usted que se debe este cambio?

Me parece una política inmadura. Con eso demuestra sus debilidades como candidata. En Harvard, ella quiso quedar bien delante de un sector más progresista. Ahora decidió cambiar de táctica juntándose con grupos ultraconservadores. Keiko decidió repetir lo que hizo su padre en 1990 frente al entonces candidato Mario Vargas Llosa y ha tejido alianzas con grupos pequeños como los evangélicos o los mineros ilegales. Era mejor eso que correrse hacia el centro para buscar el voto promedio en los sectores urbanos. Es un cambio de táctica que podría terminar teniendo éxito.

En el último debate se vio a una Keiko más agresiva y PPK esta siendo criticado porque no se estaría esforzando lo suficiente para ganar. ¿Cree usted que Kuczynski quiere ser realmente ser presidente?

Él quiere ser presidente, pero francamente es un mal político. Perú es un país donde ha colapsado, y casi desaparecido, la clase política. No hay muchos políticos profesionales con 20 o 30 años de experiencia. Además, Kuczynski es mayor y no tiene la energía necesaria. No es agresivo cuando necesita ser agresivo. Él está en segunda vuelta por accidente y no por mérito propio. Si el Jurado Nacional de Elecciones no hubiera sacado a dos candidatos presidenciales, algo terrible en una democracia, PPK estaría en su casa viendo el debate por televisión.

¿Podrá Kuczynski revertir las encuestas a su favor a pocos días de la elección? ¿En qué medida cree usted que el antifujimorismo puede ayudar a PPK?

Sí, es posible. Obviamente Keiko tiene más ventaja. Los dos candidatos son débiles y generan resistencia. Esta subida de Keiko en las encuestas ha caído como una tormenta en el antifujimorismo. La izquierda ya no está llamando a votar en blanco y se están movilizando. Si Keiko pierde, será por una movilización antifujimorista y no por algo organizado por PPK. Keiko no es tan difícil de derrotar, pero PPK es muy mal candidato. Otros candidatos hubieran tenido más éxito contra Keiko. Después de la primera vuelta, la izquierda debió apoyar activamente a Kuczynski. Especialmente en el interior del país, donde se suele votar en contra del candidato que representa el establishment limeño. Y Kuczynski representa eso.

¿Y qué cree usted que debería hacer Keiko para ganarse la confianza de la población que no votó por ella en primera vuelta? ¿Debería haber un mensaje de reconciliación con todos los peruanos?

Si ella gana, puede seguir dos caminos: ganar con poco más del 50 por ciento de los votos y tener su mayoría en el congreso y básicamente ignorar a la mitad del país mientras el otro 49 por ciento de la población grita por cinco años. La otra sería buscar a la oposición para aprobar leyes. Lo que significaría hacer concesiones a sus opositores más fuertes. Si Keiko quiere realmente ser una presidenta exitosa, ella tendrá que hablar con los antifujimoristas. En todo caso, gane Keiko o PPK, habrá más continuidad que cambio en Perú.

Steven Levitsky es politólogo de la Universidad de Harvard. Su foco de investigación es sistema de partidos políticos, autoritarismos y democratización en América Latina, en especial Argentina y Perú. También es director del Rockefeller Center for Latin America Studies.



DW recomienda