1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

¡No a la salchicha, sí al döner kebab!

En Alemania existen unos 15.000 locales especializados en döner kebab. De ellos 1.300 están en Berlín, donde también tiene lugar la primera feria dedicada exclusivamente a la “carne rotando”.

default

El döner kebab lo ha logrado: ha desplazado a las salchichas. E incluso es más sano.

Cuando se trata de comida rápida, alrededor de un millón de personas en Alemania optan por el döner kebab diariamente, dejando de lado la salchicha o la hamburguesa. Este pan árabe con el cual se envuelve trocitos de carne, verdura picada y salsa goza de gran acogida en Alemania y Europa. Y en la capital alemana, Berlín, se le ha dedicado una feria completa: la DOGA, Feria de la Gastronomía del Döner .

El triunfo del kebab en los paladares alemanes ha llevado a que la industria relacionada con ello se haya vuelto un peso pesado. Los 200 lugares de producción y los 15.000 locales especializados que existen en este momento en Alemania dan trabajo a unas 65.000 personas; a 2.500 millones de euros anuales ascienden las ventas. “Son sumas gigantescas”, opina el gerente de la feria, Tarkan Tasyumruk, quien a la vez es el presidente de la Asociación de Productores Turcos de Döner en Europa.

Döner Roboter in Berlin Flash-Galerie

El primer robot del mundo especializado en döner, en la DÖGA de Berlín


Döner de las manos de un robot

La estrella de la primera Feria dedicada al kebab es un pequeño turco que combina el acero inoxidable con la alta tecnología: A-DR-V 1003, el primer robot especializado en döner del mundo. A primera vista parecería un asador normal de acero inoxidable. Pero luego se ve cuánto puede hacer él solo, automáticamente. Por los tres ejes rotativos baja una cuchilla redonda; sube; los ejes rotan; la cuchilla vuelve a bajar. Los trocitos de carne caen a un depósito. Armado de dos cámaras muy pequeñas, el robot reconoce el estado de la carne en el asador; con un mando a distancia se le da órdenes. Sólo cuando la carne ha llegado al punto previamente definido, el robot empieza a cortar.

Güctek Inc, la empresa que produce A-DR-V 1003, lo ofrece en dos versiones. “Una para el gran productor y otra para los pequeños locales”, informa Ahmet Kalyoncu, el jefe de ventas de la empresa, orgulloso de su producto.Este robot no sólo corta mejor y más precisamente que un humano: también lo hace de una manera más higiénica. “Como los cocineros están el día entero delante del asador, sudan mucho. Con nuestro robot ya no es necesario que se esfuercen tanto y ya no tendrán que limpiarse el sudor delante de los clientes”, explica Kalyoncu.

BdT Döner Imbiss in Berlin Döner mit Neulandfleisch

Una imagen clásica de un local de döner

Venga de las cuchillas de un robot o de la mano de un cocinero, contrariamente a su fama, el döner kebab no sólo es una comida rápida exitosa, sino que suma a sus cualidades ser saludable. Gül Scherzo, especialista de la caja de salud AOK lo confirma: un kebab hecho con carne de ternera, pan, verdura y ensalada es un plato equilibrado y “en todo caso más sano que una salchicha con papas fritas”.

Un aporte a la integración

De ser cierta la leyenda, el primer local de kebab abrió hace 40 años cerca de la estación del Zoológico de Berlín; en todo ese tiempo se ha abierto la puerta de muchos estómagos alemanes. “En Alemania son los alemanes los que comen döner, no tanto los turcos. Creo que tiene tanto éxito porque es una comida rápida y, sin embargo, fresca. Se prepara ante los ojos del cliente y cada quien puede ponerle y quitarle lo que le apetece; estas cualidades son muy importantes en este país”, cuenta Tasyumruk. Es más, en ningún otro país del mundo –incluida Turquía- se come tanto döner kebab como en Alemania. La pregunta surge: ¿es el döner una comida turca de verdad? Tasyumruk tiene una teoría: “Nació en Turquía. Pero su forma actual se desarrolló en Alemania. En realidad, el döner kebab actual es un producto de la integración de las dos culturas”.

Autor: Samuel Jackisch/Mirra Banchón
Editor: Enrique López

DW recomienda