1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Nigeria: fuerza bruta

La prensa europea analiza las protestas que siguen teniendo lugar en Rusia, los factores que pueden propiciar o dificultar la solución del conflicto sirio, y los ataques perpetrados contra iglesias cristianas en Nigeria.

Onlookers gather around a car destroyed in a blast next to St. Theresa Catholic Church in Madalla, Nigeria, Sunday, Dec. 25, 2011. An explosion ripped through a Catholic church during Christmas Mass near Nigeria's capital Sunday, killing scores of people, officials said. A radical Muslim sect claimed the attack and another bombing near a church in the restive city of Jos, as explosions also struck the nation's northeast. (Foto:Sunday Aghaeze/AP/dapd)

Verletzte und zerstörte Autos bei Anschlägen auf Kirchen in Madalla Nigeria Afrika

Le Monde, de París, comenta las protestas masivas que han tenido lugar en Rusia contra el régimen de Vladimir Putin: “El aparato de poder instalado por Putin parece haber recibido una sacudida. Aún cuando la gente de la tercera edad, la población rural y los beneficiarios del ‘sistema Putin’ apoyen al primer ministro, parece que los más jóvenes, educados e informados de las urbes rusas, aquellos que usan las redes sociales, se han distanciado del hombre fuerte de Moscú. La ‘primavera árabe’ demostró que ese alejamiento de los autócratas puede ser fatal”.

El conflicto interno sirio continúa

The Guardian, de Londres: “Aparte de la violencia, también la crisis económica sacude a Siria. Las sanciones internacionales se han hecho sentir y a cientos de miles de sirios los espera un invierno en el que se agotan las reservas de combustible para cocinar y calentar los hogares. En medio de tanto terror, una buena noticia sigue teniendo vigencia: el Gobierno sirio ha permitido que la Liga Árabe envié observadores al país. Esa misión es parte de un trato que promete ser la mejor –y quizás la última– oportunidad para llegar a una solución del conflicto interno sirio”.

El País, de Madrid: “Sean quienes sean los autores del atentado de Damasco, Bachar el Asad no puede excusar en esta matanza injustificable la que él mismo está perpetrando contra quienes se manifiestan pacíficamente exigiendo su dimisión. Son ya cerca de 5.000 los sirios que han perdido la vida a manos del Ejército y de las fuerzas de seguridad, según el cálculo realizado por Naciones Unidas, una cifra que solo demuestra la brutalidad del régimen sirio, no su fortaleza. Ninguna salida política es posible con Bachar el Asad en el poder y de ahí que sea inútil su intento de ganar tiempo con medidas de maquillaje para que la oposición desista y la comunidad internacional se avenga a cualquier arreglo”.

Terrorismo en Nigeria

La Croix, de Montrouge, Francia: “En la lógica de los terroristas nigerianos es correcto aprovechar la época de Navidad para perpetrar ataques contra la comunidad cristiana. (…) Al convertir a los cristianos en blanco de sus atentados, los islamistas radicalizados creen estar enfrentando a los caballeros de las cruzadas, a los abominables occidentales. Ellos no saben cuántas de sus víctimas han olvidado sus raíces cristianas. No saben tampoco, que la vitalidad del cristianismo se basa actualmente en los países del sur. Ellos están asesinando a sus propios hermanos”.

Frankfurter Rundschau, de Fráncfort del Meno: “Los islamistas radicales quieren poner fin a la convivencia pacífica de religiones que durante mucho tiempo fue posible. Los imanes moderados observan el fenómeno con temor. Tensiones sociales y políticas han preparado el terreno para el terror que hoy se vive en Nigeria: conflictos por la tenencia de tierras en tiempos de rápido crecimiento demográfico, luchas entre comerciantes cristianos y musulmanes, un Estado débil que tiende a usar la fuerza bruta para imponer orden. Todo eso hace que ardan los bares, las estaciones de policíaa, las universidades y los comercios de empresarios cristianos, además de las iglesias”.

Autor: Evan Romero-Castillo
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda