1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Nigeria: cuando el miedo va a la escuela

El gobierno de Nigeria promete proteger mejor a los alumnos de los ataques de Boko Haram. Pero mientras no aparezcan las 200 alumnas secuestradas por esa organización terrorista el miedo seguirá reinando en ese país.

“Solo tenemos un deseo”, dice Bukky Shonibare entre lágrimas, “¡liberen a las niñas! ¡Exigimos y rogamos al gobierno de Nigeria que haga algo para que vuelvan a sus hogares!”. Bukky Shonibare es miembro del grupo “Bring back our girls”, que trabaja por la liberación de las escolares secuestradas por la organización terrorista Boko Haram, y habló con Deutsche Welle sobre el tema. Seis meses después de que los terroristas secuestraran a más de 200 alumnas de una escuela secundaria en la ciudad de Chibok, en el norte del país, los familiares ya no soportan tanta incertidumbre.

La milicia islamista Boko Haram tiene por objetivo de sus ataques a instituciones educativas. Solo en el estado de Borno, su bastión, el grupo terrorista mató desde 2011, según cifras oficiales, a más de 70 profesores, y destruyó 900 escuelas. El caso de las escolares secuestradas en Chibok no fue el único, pero por la cantidad de niñas desaparecidas, causó conmoción internacional. Los activistas de “BringBackOurGirls” están indignados porque el gobierno de Nigeria aún no logró liberar a las niñas.

Sistemas de alarma e iluminación

El gobierno del presidente Goodluck Jonathan reaccionó a la crítica internacional, entre otras medidas, con la “Safe School Initiative” (“Iniciativa para una escuela segura”), para la cual puso a disposición 100 millones de dólares. El objetivo de la campaña es que los niños en el norte de Nigeria vuelvan a ir a la escuela sin temor a ataques terroristas. La ministra de Finanzas, Ngozi Okonjo-Iweala, dijo en entrevista con Deutsche Welle que se habían creado sistemas de alarma y se había mejorado la iluminación en las escuelas. La nueva construcción de edificios escolares, además, se reforzará con material antiincendios. Entre los impulsores del programa también se cuenta Gordon Brown, el ex primer ministro británico, actualmente comisario especial de la ONU para Educación. En mayo de este año, Brown aseguró un aporte de más de 10 millones de dólares para apoyar la iniciativa. La misma suma será donada por empresas privadas nigerianas. El gobierno alemán se sumó al proyecto: el Ministerio de Desarrollo anunció un respaldo por un total de dos millones de euros para lograr la meta de proteger a los escolares de Nigeria.

Activistas y expertos, escépticos

Los activistas de “BringBackOurGirls” no están convencidos de la eficacia de la iniciativa. “No podemos hablar de una iniciativa para escuelas más seguras hasta tanto las niñas de Chibok no hayan regresado”, dijo Bukky Shonibare a DW. Según el grupo, el programa debería enfocarse especialmente en la seguridad de las niñas. En el noroeste de Nigeria, el porcentaje de niñas que no van a la escuela es muy alto.

“El gobierno también debería poner a disposición armas y equipamiento para el personal de seguridad”, dijo una alumna a DW, “solo así podré volver a concentrarme en aprender”. Pero, aunque el gobierno nigeriano cumpliese con ese pedido, no es seguro que pueda garantizar una protección real, señaló Kabiru Adamu, experto en seguridad, en conversación con Deutsche Welle. “Estamos en una situación en la que hasta los centros de capacitación militar, con todas sus medidas de seguridad y su personal pueden ser atacados por Boko Haram”. Adamu no cree que se pueda proteger a las escuelas como a establecimientos militares. Es por eso que no espera que la “Iniciativa para una escuela segura” traiga grandes avances. A no ser que el gobierno nigeriano logre combatir eficazmente a Boko Haram. Sin embargo, los repetidos ataques de esa organización terrorista demuestran que Nigeria está muy lejos de lograrlo.

DW recomienda