Nicaragua: “Ortega busca instaurar régimen dinástico totalitario” | América Latina | DW | 03.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Nicaragua: “Ortega busca instaurar régimen dinástico totalitario”

Políticos, académicos e intelectuales de Nicaragua cuestionaron la candidatura a la vicepresidencia de Rosario Murillo, y acusaron al mandatario Daniel Ortega de propiciar una "dinastía familiar totalitaria".

Murillo, de 65 años, fue inscrita este 2 de agosto ante el tribunal electoral como compañera de fórmula de Ortega para los comicios del próximo 6 de noviembre, de los que fue excluida la Coalición Nacional por la Democracia (CND), principal fuerza opositora.

DW recomienda

La nominación de Murillo "era la pieza que faltaba para establecer un régimen dinástico y totalitario", declaró a periodistas el liberal Luis Callejas, frustrado candidato presidencial de la CND. "Y para imponer ese régimen dinástico y totalitario se está preparando una farsa electoral", agregó Callejas, quien la semana pasada también fue destituido de su puesto de diputado junto a otros 27 miembros de la oposición en el Parlamento.

Al presentarse junto con Murillo ante el tribunal electoral, Ortega dijo que la candidatura de su esposa es parte del principio de "equidad de género" en el Gobierno que asumió en 2007. "Las mujeres también podemos ejercer el poder", exclamó Murillo. Para la exguerrillera Dora María Téllez, del disidente Movimiento Renovador Sandinista, la candidatura de Rosario Murillo revelaría que el presidente Ortega "está muy enfermo" y que, de ganar las elecciones como se espera, podría no concluir su próximo mandato. Daniel Ortega, de 70 años, tiene antecedentes cardíacos y una enfermedad no divulgada, que según sus detractores lo obliga a evitar la luz del sol y a permanecer recluido por largos períodos.

La Constitución nicaragüense establece que el vicepresidente de la República asumirá la Presidencia en caso de una ausencia temporal o definitiva del primer mandatario de la Nación. "Están desesperados por garantizar que el poder quede en un círculo de familia", añadió Téllez al referirse a la postulación de Murillo como un hecho inédito en Nicaragua, país que hasta 1979 vivió bajo el régimen militar dinástico de Anastasio Somoza.

Téllez, que apoyó el primer gobierno de Ortega (1985-1990) durante la revolución sandinista, dijo que el Gobierno "ya se robó las elecciones" y llamó al pueblo a no votar en noviembre próximo. Por su parte Humberto Belli, ministro de Educación del Gobierno de Violeta Chamorro (1990-1997), aseguró que en noviembre no habrá elecciones porque Ortega acudirá a las urnas sin un rival de peso.

El 6 de noviembre no habrá “elecciones” sino “votaciones”

"No habrá elecciones sino votaciones, (porque) las elecciones implican, por definición, la capacidad de elegir a quien uno prefiera", indicó Belli. Para el escritor y ex vicepresidente sandinista Sergio Ramírez, en estos comicios "todo ha sido decidido de antemano para que el mismo candidato del mismo partido a lo largo de más de 30 años, Daniel Ortega, sea reelegido".

"Serán unas elecciones sin observadores internacionales, declarados non gratos de antemano, y sin un aparato electoral creíble. Tendrán un candidato único, y ya hay un ganador de antemano que pretende sacar más del 90 por ciento de los votos. Ya hemos visto esa película", subrayó.

A su vez, la afamada poeta Gioconda Belli lamentó la reciente destitución de los 28 diputados opositores en el Parlamento, y calificó esa medida como "una muestra de debilidad" del Gobierno. "La Asamblea Legislativa se volverá un sitio de una sola voz, sin disenso, ni nadie que rinda cuentas sobre lo actuado. Esto es muy descorazonador para un país que tanto luchó por su libertad de ser y expresarse", escribió Belli en las redes sociales.

JOV (efe, elsalvador)

DW recomienda