1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

"Niños soldado, primero niños luego extranjeros”

El caso de 500 ex niños soldado pone de manifiesto que aunque Alemania ratificó la Convención de los Derechos del Niño, cuando éstos buscan asilo se los trata, primeramente, como extranjeros.

default

Niño soldado en Myanmar (Birmania)

En su reciente „Informe del lado sombrío de los niños soldado“, las organizaciones Kindernothilfe y Terres des Hommes acusan al gobierno alemán de no respetar la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas. Unos 500 ex niños soldados viven actualmente en Alemania y su situación y el trato que se les da es igual al de cualquier solicitante de asilo. “Primero son extranjeros, después son niños”, comentó a DW-WORLD Wolf-Christian Ramm, portavoz de terre des hommes. Entre 250 y 300 mil menores de edad “trabajan” en este momento en el mundo como niños soldados, unos 120.000 de ellos en África. Birmania, Colombia y Filipinas encabezan también la lista.

El término niño soldado, más que como portador de armas, hay que entenderlo como menores que están al servicio de grupos armados. “Sí hay los que portan armas. Pero también hay muchas niñas que han sido abusadas sexualmente, que han servido de “compañeras”; niños trabajaron como mensajeros, que cocinan en esas unidades. Muchos hacen trabajo de “típico” de mujer”, explica a DW-WORLD Peter Strack, quien trabajó diez años para terre des hommes en América Latina y conoce de cerca la vida de estos menores. Ofrecer en las mentes de los menores una alternativa al enfrentamiento armado y hacerlos conscientes de sus derechos –para evitar que sean reclutados a la fuerza por ejemplo- es uno de los trabajos de esta organización en los países en conflicto.

Kindersoldaten in Kolumbien

Niños soldado reclutados por el grupo terrorista FARC en Colombia

“En las zonas rurales colombianas”, cuenta Strack, “el conflicto armado destruye la fuente económica de las familias. Sea con los pesticidas que destruyen los sembríos de coca o sea las intervenciones militares por sí mismas. Si en ese momento se les ofrece a los padres - que no están en capacidad de mantener a la familia- un ingreso para el menor, se evita que los grupos terroristas los recluten ”. Otros son reclutados a la fuerza o –en las ciudades- seducidos con ofertas tentadoras.

Se los trata como extranjeros no como niños

Cuando el niño soldado llega a Alemania, “no recibe la protección que requiere en su condición de menor; no les es permitido cursar una formación, por ejemplo. Vive en permanente inseguridad”, algo que según los especialistas es un trauma adicional.

“Habría que cambiar el tiempo y la forma de investigación previa al asilo cuando son menores los que llegan a Alemania”, informa Strack y explica: “Cuando han sido soldados hay recuerdos traumáticos y la forma natural de reaccionar es esconderlos en la más remota parte del cerebro. Yno hablar de eso porque es doloroso. Tener confianza en quien les acoge, les toma tiempo. Ésa es nuestra crítica. Aquí, cuando se trata a un menor de edad que está sin papeles, lo que prima es la legislación de extranjería, y lo que debe primar es su derecho como niño”, recalca.

Siga leyendo: "Alemania firma, pero con reserva"

DW recomienda