1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

¿Niño desaparecido? ¡Marcar 116 000!

En el Día del Niño Desaparecido la red internacional de apoyo en su búsqueda recuerda la importancia de actuar rápidamente. El plan de la UE de una central europea no ha sido llevado todavía totalmente a la práctica.

default

Kardelen, ocho años, desapareció el 13 de enero de 2009 en Paderborn.

Fueron vistos por última vez jugando en el jardín o volviendo de la escuela; alguno regresaba de la casa de un amigo y jamás llegó... Sólo en Alemania, más de 1700 menores, según las estadísticas de abril de la Oficina Federal para lo Criminal, se encuentran en este momento desaparecidos.

Más de 100.000 llamadas recibe la Policía alemana anualmente por la desaparición de menores; “el 98 por ciento de los casos se clarifica en pocas horas o días”, declara Lars Bruhns, director de la iniciativa alemana Weißer Ring, Anillo Blanco, especializada en brindar apoyo a víctimas de violencia y que a su vez apoya la iniciativa internacional Missing Children y de su capítulo europeo.

30 Jahre Hilfsorganisation Weißer Ring

Símbolo de la organización Weißer Ring, Anillo Blanco

La mayoría se esclarece

El 98 por ciento de los casos se esclarece, ¿y el dos por ciento restante? Desaparece, por años. “La mayoría de los 150 casos que publicamos en nuestra página se encuentra ahí desde hace varios años”, cuenta Bruhns. Daniel de Karlsruhe, desde 1997; Deborah de Düsseldorf, desde 1996; Jenisa de Hannover desapareció en 2007. Desde que la organización Missing Children se formó en 1997, en 58 casos ha podido aportar a la clarificación de las desapariciones. Los motivos más comunes son rapto –no es inusual que alguno de los padres sea el iniciador-, crimen o abuso sexual. El esclarecimiento de los hechos es siempre competencia de las autoridades nacionales.

La incertidumbre

Con cada hora que pasa después de su desaparición las probabilidades de encontrar al menor disminuyen. Lo más terrible es la espera, declara un padre en la página de la organización Vermisste Kinder; lo más doloroso, dice otro, es ver las simulaciones que muestran cómo probablemente se haya desarrollado ese niño. Muchos preferirían, a la incertidumbre, la certeza de la muerte del menor. Aunque sean ínfimas las probabilidades de encontrarlos después de varios años, ni los padres ni las organizaciones de la red quieren cesar de buscarlos. Su símbolo es una flor: un nomeolvides.

Faltan once países

“Sabemos que si se da a a tiempo una señal de alarma, aumenta la probabilidad de poder hacer algo en esos terribles dramas de niños desaparecidos y utilizados para la pornografía infantil”, declaró Jacques Barrot, comisario europeo de Justicia ante el Parlamento Europeo al exponer una nueva campaña de la Unión Europea y su iniciativa de centralizar la asistencia y la denuncia de tales casos.

Organizaciones de 16 países europeos apoyan la iniciativa; marcando el 116 000 se puede informar sobre la desaparición de un niño o dar, confidencialmente, datos de su paradero. Aunque hace dos años, los 27 miembros de la UE aprobaron la disposición, hasta hoy sólo diez –Bélgica, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, Rumania y Eslovaquia- la han llevado a la práctica. Alemania –a pesar de sus activas organizaciones no gubernamentales- no está entre ellos, algo que, como lo calificó el comisario Barrot, es “difícilmente explicable”.

Autora: Mirra Banchón

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda