1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Netanyahu se disculpa por comentarios negativos sobre árabes

Tras el aluvión de críticas, Netanyahu se vio obligado a disculparse con los ciudadadanos árabe-israelíes por las palabras que pronunció el pasado 17 de marzo, día de las elecciones legislativas.

"Sé que las cosas que dije hace un par de días hirieron a algunos ciudadanos en Israel, los ciudadanos árabe-israelíes", reconoció hoy (23.03.2015) Netanyahu durante una reunión con líderes árabes, según el diario The Jerusalem Post. "No fue mi intención y lo lamento", agregó.

De esta manera, el primer ministro israelí se disculpaba por haber afirmado el día de las elecciones parlamentarias en su país que grupos de ciudadanos árabe-israelíes fueron llevados en autobuses a los locales de votación para que dieran su apoyo a la izquierda israelí. Seis días después y tras un aluvión de críticas, el jefe del Ejecutivo se ha referido públicamente a aquellas palabras.

"Mis acciones como primer ministro, incluida la inversión masiva en grupos minoritarios, prueban completamente lo contrario. Pienso igualmente que ninguna autoridad fuera de Israel debe inmiscuirse en nuestro proceso democrático. Me veo como primer ministro de cada uno de vosotros, de todos los ciudadanos israelíes, sin distinción de religión, raza o género", apostilló.

¿influyeron sus palabras en los resultados?

Según algunos analistas israelíes, lo afirmado por Netanyahu el mismo día de las elecciones, el 17 de marzo, ayudó de forma significativa al primer ministro y su partido, el Likud, a conseguir la victoria en las pasadas elecciones legislativas. Algunos políticos opositores calificaron el comentario de Netanyahu de "racista", mientras que el presidente de Israel, Reuven Rivlin, lo tachó de "hiriente".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo al periódico The Huffington Post que las palabras de Netanyahu estaban "reñidas con lo mejor de las tradiciones de Israel". Sus comentarios fueron criticados el fin de semana tanto por la Casa Blanca como por el que será el jefe de la oposición en Israel, Herzog, y por dirigentes árabes.

El líder laborista acusó a Netanyahu de haber "humillado al 20 por ciento de la población" con tal de arrancar un puñado de votos. Por su parte, el diputado de la Lista Común, que aglutina a los partidos árabes, Yusef Jabareen, abogado experto en derechos de las minorías, se quejó de que hubiera presentado "el voto de unos ciudadanos que ya sufren discriminación como si se tratase de una fuente que provoca temor y preocupación".

MS (dpa/efe)