Netanyahu mantendrá el estatus de la Explanada de las Mezquitas | El Mundo | DW | 07.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Netanyahu mantendrá el estatus de la Explanada de las Mezquitas

Los ultraortodoxos judíos venían exigiendo un cambio de estatus. Crece la tensión en la zona y el temor a una tercera Intifada. La CPI anunció hoy que no perseguirá a Israel por crímenes de guerra.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reiteró hoy (06.11.2014) su intención de mantener el statu quo en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, en un intento de calmar la tensión desencadenada en los últimos días en torno a la zona sagrada tanto para judíos como para musulmanes. El jefe de Gobierno israelí conversó con el rey jordano Abdulá, después de que Jordania llamara el miércoles a consultas a su embajador en Israel en protesta por el comportamiento israelí.

Netanyahu aseguró que Israel y Jordania trabajarán juntos para calmar la situación en Jerusalén tras los disturbios de los últimos días entre palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes. La agencia de noticias jordana Petra confirmó la conversación telefónica y añadió que Netanyahu prometió a Abdulá que Israel reinstaurará la calma en la ciudad. El mantenimiento del statu quo incluye al papel de Jordania como custodio de la Explanada de las Mezquitas, administrada por la autoridad islámica Waqf. Políticos de derecha y nacionalistas judíos exigieron recientemente que el lugar fuera puesto bajo administración judía.

Temor a una tercera Intifada

En estos días los transeúntes de Jerusalén miran el tránsito nerviosos y desconfiados. Ya son tres los casos en las últimas dos semanas en los que conductores palestinos atropellan a israelíes, presuntamente con intención. El 22 de octubre un palestino embistió a varias personas que esperaban en una parada de tranvías en Jerusalén y mató a un bebé de tres meses. Este miércoles, otro palestino atropelló a dos grupos de personas y un minibús embistió a tres soldados israelíes, aunque este último caso podría haber sido un accidente en lugar de un ataque.

En las redes sociales, la ola de ataques ya tiene su nombre: "Auto-Intifada". En total, tres israelíes murieron y 22 resultaron heridos. Dos de los conductores fueron abatidos, mientras que el tercero se entregó a la policía. En las miradas de muchos transeúntes se trasluce algo que hace recordar una Intifada, un levantamiento palestino. En la última Intifada, entre los años 2000 y 2005, la gente solía mirar hacia el piso cuando iba de compras o cuando circulaba en las estaciones de tren. En cada bolso abandonado podía haber una bomba escondida. El conflicto se ve atizado por la disputa en torno a un lugar sagrado tanto para musulmanes como para judíos: el Monte del Templo o la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.

La mezquita se ubica en el este de la Ciudad Vieja de Jerusalén, en un lugar que los judíos llaman Monte del Templo y que para los musulmanes es Haram el Sharif. Los judíos solo pueden rezar junto al Muro de los Lamentos, pero no dentro de la Explanada. Algunos religiosos radicales judíos quieren que esto cambie. Esos nacionalistas creen que los santuarios musulmanes deberían desaparecer del Monte del Templo en Jerusalén. En su lugar consideran que se debería establecer un tercer templo.

No se perseguirá a Israel por crímenes de guerra

Por otro lado, hoy se supo la sentencia de la Corte Penal Internacional sobre Israel. El Ejército israelí probablemente cometió crímenes de guerra durante su asalto al la flotilla internacional que intentó romper el bloqueo a la Franja de Gaza en 2010, pero no será perseguido por ello, informó la Corte Penal Internacional (CPI). La fiscal jefe de la CPI, Fatou Bensouda, señaló que no se abrirá un caso por el asalto al "Mavi Marmara" en 2010, al considerar que la cuestión no tiene la "gravedad suficiente" que amerite la intervención del tribunal.

Diez personas, todos ciudadanos turcos -incluyendo uno con doble pasaporte turco-estadounidense- murieron durante el asalto que tensó enormemente las relaciones con Israel. La flotilla llevaba bandera de las Comoras. Como ese país forma parte del Estatuto de Roma que instaló el único tribunal permanente del mundo para juzgar crímenes de guerra, el caso pudo ser investigado por la Fiscalía. "Concluyo que hay una base razonable para creer que se cometieron crímenes de guerra bajo la jurisdicción de la Corte Penal Internacional en uno de los barcos", dijo Bensouda en un comunicado. Sin embargo, el tribunal sólo puede abrir casos sobre incidentes que conlleven "gravedad suficiente", lo que implica que sólo caen en esa categoría algo "que sacuda la conciencia de la humanidad".

MS (dpa/efe)