1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Netanyahu: Israel “nunca abandonará” el Golán

El primer ministro sostuvo que llegó el momento de que la comunidad internacional reconozca la soberanía israelí sobre el territorio ocupado en 1967 a Siria.

El Gobierno de Israel sesionó por primera vez en el Golán, donde se realizó la reunión semanal del Consejo de Ministros este domingo (17.04.2016). Allí, el premier Benjamin Netanyahu aseguró que su país “no abandonará nunca la meseta del Golán” que ocupó en 1967 a Siria, y que ha llegado el momento de que la comunidad internacional “reconozca la soberanía israelí” sobre esos territorios.

Netanyahu, que pidió interpretar el gesto como “un mensaje claro” de la nueva postura oficial israelí sobre el tema, añadió que “Israel no bajará nunca de la meseta. La línea de la frontera no va a cambiar y no importa quién esté en el gobierno del lado sirio”. El primer ministro israelí agregó que “fortaleceremos la colonización, la industria y la agricultura, y lo haremos también por medio de decisiones que tomaremos hoy”.

Israel ocupó la meseta del Golán a Siria en la Guerra de los Seis Días de junio de 1967 y, aunque en la del Yom Kipur, en octubre de 1973, Damasco consiguió recuperarla brevemente, desde entonces ha estado bajo control israelí. En 1981 el Gobierno del primer ministro Menahem Beguin pasó una ley por el Parlamento para aplicar allí la legislación israelí, en un acto visto como un intento de anexión que ningún país ha reconocido.

Temores israelíes

Distintos primeros ministros israelíes, entre ellos el propio Netanyahu, llegaron incluso a negociar con Siria en los noventa su completa devolución a cambio de la paz. Sin embargo, en un cambio de estrategia, el primer ministro israelí ha reivindicado este último año la soberanía sobre ese territorio para su país, e incluso ha llegado a pedir a EEUU que lo reconozca así en compensación por el acuerdo nuclear de Irán.

En el Golán, un territorio de unos 1.200 kilómetros cuadrados, residen apenas 20.000 israelíes y un número similar de población drusa siria. “Los años que estuvo en poder de Siria, el Golán fue un lugar de búnkeres, agresión y guerra. En los 49 años que la tiene Israel se ha convertido en un lugar de paz y progreso. Israel es hoy parte de la solución y no del problema”, dijo Netanyahu sobre sus cada vez menos secretas relaciones con países como Arabia Saudita y otros del Golfo Pérsico.

La prensa israelí asegura que la decisión de Netanyahu se relaciona con los temores de su Gobierno de que Siria ponga como exigencia para negociar la paz con los rebeldes la devolución total del territorio ocupado por Israel.

DZC (EFE, AFP)


DW recomienda