1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Netanyahu devolverá recaudación fiscal congelada a los palestinos

Presionado por advertencias de organismos de seguridad, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunció que devolverá los impuestos que retiene a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) desde el pasado enero.

"Debido al deterioro de la situación en Oriente Medio, uno debe actuar con responsabilidad y las consideraciones pertinentes en la lucha decisiva contra elementos extremistas", señala una escueta nota de prensa de la Oficina del Primer Ministro en la que se informa de la decisión. La oficina de Netanyahu, quien se encuentra en plena formación de gobierno después de su victoria en las elecciones del pasado día 17, reconoció que el primer ministro ha decidido aceptar con ello la recomendación del ministro de Defensa, Moshé Yaalón, del Ejército y del servicio secreto Shabak.

Estos organismos de seguridad advierten desde hace semanas de que la suspensión de las transferencias mensuales del dinero recaudado han causado una sensación de frustración entre la población palestina, y han advertido de que la crisis económica puede desembocar en un nuevo alzamiento. En las últimas dos semanas el Ejército israelí incluso ha realizado maniobras de gran alcance en Cisjordania en previsión de un año violento y como preparación para una ola de protestas que ya el próximo lunes podría tener sus primeros destellos en el llamado Día de la Tierra.

En esta jornada, que se conmemora todos los 30 de marzo desde 1976, la minoría palestina de Israel recuerda a los seis muertos civiles de unas manifestaciones contra la expropiación de tierras en el desierto del Négev y la Galilea. En los últimos quince años, los palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este han asumido la jornada como suya y suelen convocar concentraciones masivas ante puestos del Ejército israelí en territorio ocupado para expresar su rechazo a la expropiación y a la construcción de asentamientos judíos.

Solicitud palestina de ingreso a la Corte Penal Internacional

Israel detuvo en enero la transferencia mensual de recaudada en nombre de la Autoridad Palestina por concepto de impuestos y derechos aduaneros, después de que la organización solicitó su adhesión a la Corte Penal Internacional (CPI). Su ingreso, previsto para abril, puede exponer a altos mandos militares y gobernantes israelíes a demandas por crímenes de guerra, aunque también a líderes palestinos que sean sospechosos, directa o indirectamente, de ataques contra Israel.

Ya en enero, altos mandos israelíes advirtieron a Netanyahu de que la reacción de suspender las transferencias era un arma de doble filo y le instaron a tener en cuenta los elementos de juicio relacionados con la seguridad antes que los políticos. La suma retenida, que supera los 2.500 millones de shékels (unos 637 millones de dólares o 572 millones de euros), corresponde a los impuestos y tasas de aduanas que Israel recaudó para la ANP en diciembre, enero y febrero, una facultad estipulada en el protocolo económico del Acuerdo de Oslo de 1994 y que Israel ha utilizado en varias ocasiones como medida de presión política.

La congelación del dinero ha vuelto a poner en aprietos las siempre débiles finanzas de la ANP, que administra Cisjordania y debió aplazar pagos a proveedores, así recortar la mayor parte de los sueldos de sus empleados en un 40 por ciento y recurrir a un presupuesto de emergencia. Considerando que el déficit ya está en torno al 15 por ciento del PIB y que las transferencias de impuestos representan dos tercios de sus ingresos, el presupuesto palestino caía cada mes en un agujero más profundo. El desempleo se sitúa en el 25 por ciento y la producción se contraerá este año, aumentando fuertemente la amenaza de inestabilidad y violencia.

El presidente palestino, Mahmud Abás, incluso recibió la recomendación de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de suspender inmediatamente la cooperación de seguridad con Israel, lo que encendió todas las luces de alarma aunque la medida nunca llegó a ser aplicada.

En este contexto, la decisión de Netanyahu trata de calmar unos ánimos exacerbados por el parón del proceso de paz a principios de 2014, el año que más víctimas palestinas se ha cobrado desde 1967, según un informe de la OCHA difundido el jueves. La decisión podría ser vista además como un intento de reconstruir puentes, sobre todo luego de que la Casa Blanca criticara los duros comentarios sobre los palestinos que Netanyahu hizo tras su victoria en las elecciones de este mes.

El comunicado de Netanyahu destaca, sin embargo, que la decisión de descongelar el dinero también ha tenido en cuenta "factores humanitarios" y "el grueso de los intereses israelíes en este momento". El Ejecutivo israelí ha adelantado que serán devueltos los impuestos acumulados hasta febrero y que de la suma global se deducirán las cantidades que la ANP adeuda a Israel por electricidad, agua y servicios médicos prestados a su población.

No hubo comentarios inmediatos de la Autoridad Palestina.

RML (efe, dpa)