1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Negociaciones nucleares: “la diplomacia es la única opción”

Las negociaciones con Irán siguen en pie. DW pidió a tres expertos que evalúen las posibilidades de concretar un acuerdo nuclear y sus consecuencias para Teherán y Occidente.

DW: ¿Cuál cree que será el resultado de las negociaciones nucleares? ¿Habrá un acuerdo o no?

Kelsey Davenport, de la Asociación de Control de Armas:

Un acuerdo nuclear exhaustivo está al alcance de las manos. Ya se tomaron muchas de las decisiones políticas difíciles, y ambos lados tienen la voluntad política de solucionar los detalles que quedan y de concretizar el acuerdo en los primero días de julio. Demasiadas cosas están en juego como para que ambos bandos abandonen la mesa de negociaciones. Si las negociaciones fracasan, la situación podría escalar, Irán probablemente extendería su programa nuclear y la comunidad internacional ampliaría las sanciones. Solo mediante un acuerdo nuclear ambas partes podrán lograr sus objetivos políticos: garantizar a la comunidad internacional que Irán no producirá armas atómicas y aliviar las sanciones a Teherán.

Seyed Hossein Mousavian, exnegociador nuclear iraní e investigador de la Universidad de Princeton:

La diplomacia es la única opción para ambas partes. El progreso que se ha hecho hasta ahora no tiene precedentes. La posibilidad de llegar a un acuerdo definitivo es muy alta. No obstante, probablemente será necesario extender las negociaciones unos días más, a pesar de que, como ha dicho el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, la fecha límite es el nueve de julio.

Charles D. Ferguson, presidente de la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS, por sus siglas en inglés):

Probablemente las negociaciones se extenderán más allá del 30 de junio, porque las cuestiones políticas y técnicas pendientes son muy complejas. Puesto que el programa nuclear iraní es relativamente extenso, los negociadores deberán abordar muchos temas diferentes.

Sin embargo, este retraso puede ser una buena señal. Creo que es mejor darle a los negociadores el tiempo necesario para resolver las complejidades. Si no se alcanza ningún acuerdo, no se resolverán los problemas de ninguno de los dos bandos. Si el acuerdo es poco satisfactorio, seguirá habiendo desconfianza entre Teherán y Occidente.

DW: ¿Cuáles son las posibles consecuencias de un acuerdo para Irán, EE. UU. y Occidente?

Kelsey Davenport:

Un acuerdo nuclear fortalecería el régimen de no proliferación, restringiría el programa nuclear iraní e implementaría controles estrictos para asegurar que Irán no lleve a cabo actividades nucleares encubiertas. Un acuerdo contribuiría a reforzar la seguridad regional. Pero también sería bueno para Irán, porque así Teherán podría seguir desarrollando un programa nuclear limitado, con fines civiles, e impulsar su economía a través de un alivio de sanciones.

Seyed Hossein Mousavian:

Un acuerdo abriría el camino a futuras discusiones entre Irán y las potencias mundiales sobre temas regionales importantes, como la estabilidad y seguridad en Irak y Siria, así como la lucha contra el extremismo. Los extensos diálogos bilaterales entre EE. UU. e Irán, tras décadas de desconfianza y animosidades, son otro aspecto positivo de las negociaciones nucleares.

Charles D. Ferguson:

Un acuerdo ayudaría a mejorar las relaciones entre Irán y Occidente, sobre todo entre Teherán y Washington. Un acuerdo justo sería un paso en la dirección correcta hacia la superación del déficit de confianza.