1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Nadine Heredia: el poder desde la sombra

La primera dama en América Latina ha sido una figura "social", pero hay quienes ejercen poder político desde la misma habitación matrimonial, como se le atribuye a la peruana Nadine Heredia. ¿Qué tiene de malo?

Nadine Heredia de Humala

Nadine Heredia de Humala

“Más allá del protocolo, las primeras damas en América Latina ganan cada vez más influencia en la política, reflejada en las campañas electorales y hasta en el ejercicio del gobierno”, dice la politóloga Carolina Guerrero Valencia, del Instituto de Estudios Latinoamericanos, con sede en Hamburgo. “Una vez asumida la presidencia del país por sus maridos, ellas participan, o siguen participando del proceso político, como en el caso de Nadine Heredia, la primera dama del Perú, que pone temas en la agenda nacional formulando programas, además de participar en conferencias internacionales”, agrega Guerrero, que estudia la figura de las primeras damas.

¿Pero, hasta dónde puede ir una “primera dama”? Para Guerrero, egresada de la Universidad de Chile, que se ha especializado en legitimidad y eficiencia de sistemas políticos, “la falta de regulación del ‘cargo' primera dama y la vaguedad de sus funciones han permitido que las primeras damas latinoamericanas asuman un papel protagónico en la política”. Un rol que puede ser controvertido, toda vez que no están supeditadas a ningún control u obligación de rendición de cuentas, como el de Nadine Heredia, quien, ya antes de ser “primera dama”, era una líder política más popular que su marido, y con más carisma.

Mujer, política y primera dama “en el poder”

Nadine Heredia Alarcón de Humala es una limeña nacida el 25 de mayo de 1976 y tiene estudios en comunicaciones. Como esposa del presidente de la República del Perú, Ollanta Humala, es “Primera Dama de la Nación”. Función que ejerce durante el mandato de su marido de 2011 a 2016.

Se dice que trabajó para organizaciones internacionales como USAID, pero no hay pruebas de ello. Lo que sí está confirmado es que fue cofundadora del Partido Nacionalista Peruano, el actual “Gana Perú”. Pero desde las elecciones generales de Perú de 2006, las sospechosas de corrupción contra ella no cesan, pero tampoco las investigaciones avanzan.

Este 16 de septiembre el Congreso de Perú aprobó el informe de una comisión que recomendó investigar a Nadine Heredia, por presunto lavado de activos derivado de defraudación tributaria debido a sus supuestos vínculos con el empresario Martín Belaúnde Lossio, acusado de corrupción. Belaúnde fue asesor de la campaña electoral de Humala.

¿Lujos con dinero de los venezolanos?

Heredia también ha sido relacionada con el extinto presidente venezolano Hugo Chávez, desde las elecciones generales de Perú de 2006; se indica que fue contratada por este para escribir artículos que nunca fueron publicados, a cambio de lo cual fue remunerada. Y en mayo de 2015, se reveló que Heredia viajaba a capitales europeas y compraba artículos de lujo que pagaba con una tarjeta de crédito con fondos girados por empresas chavistas.

Carolina Guerrero Valencia, del Instituto de Estudios Latinoamericanos (GIGA), con sede en Hamburgo.

Carolina Guerrero Valencia, del Instituto de Estudios Latinoamericanos (GIGA), con sede en Hamburgo.

Pero mientras la Justicia se ocupa de las acusaciones, Nadine Heredia describe su papel público: "Se me ha hecho ver como la asesora, la generala. Pero soy una persona de confianza, naturalmente, soy su esposa", la cita Pablo Rodillo, en el diario chileno La Tercera.

Los “ministros” de la primera dama

La práctica empero, parece ser otra. A Heredia se le atribuye incluso influir en la conformación del gabinete. “Cuando en 2014 el ministro César Villanueva renunció a su cargo dijo que no quería recibir ordenes de la esposa del presidente”, recuerda Carolina Guerrero, quien agrega que “en reuniones de alto nivel Nadine Heredia habla, de cuando en cuando, de ‘mis ministros'”. Es más, Guerrero resalta que a la primera dama del Perú se le atribuye “un grupo de funcionarios que participan activamente en el Gobierno”.

Desde su casamiento, Nadine Heredia ha preferido el poder desde la sombra, o más bien, desde el burladero o resguardo, como en una plaza de lidia de toros. ¿Por qué? “Nadine Heredia tiene una gran desventaja y es que cuando el expresidente Alberto Fujimori se divorció de Susana Higuchi, hizo cambiar la Constitución para impedir que familiares del presidente, como esta ingeniera y exparlamentaria, pudieran aspirar a ese cargo en el mandato siguiente”, explica Carolina Guerrero Valencia.

Así que si Nadine Heredia quiere, realmente, llegar a la presidencia del Perú tendría que esperar hasta el 2021. Esto es algo que ella y su equipo debía saberlo. “Ella aceptó las reglas del juego”, acota Guerrero. Pero actuar desde bambalinas no es tan desventajoso como parece: “Su función como primera dama le permite hacer, prácticamente, lo que quiere sin tener que rendir cuentas”. En todo caso, Nadine Heredia no parece estar perdiendo el tiempo. Sean cuales sean sus aspiraciones políticas, el cargo de primera de dama, es una perfecta plataforma para abonar el terreno.