1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

“Nadie se puede imaginar lo que es un campo de concentración”

David Moyano ha sido republicano en la Guerra Civil española, soldado del ejército francés en la II Guerra Mundial y español en el campo de concentración de Mauthausen. Hoy vive en Bruselas, y DW-WORLD lo visitó.

default

David Moyano y su bufanda con los colores de la bandera republicana.

“Llevaré un distintivo para que sepas que soy español”, me había dicho David Moyano por teléfono, “tú no te preocupes, que enseguida vas a ver que soy un español”. Más información no había logrado extraer, así que allí estaba: en la estación central de Bruselas intentando descubrir a mi español entre la masa que abarrotaba la gare.

David Moyano spanischer überlebende des KZ-Mauthausen

Un triángulo azul con una "S" de "Spanier" era el distintivo de los españoles en los campos de concentración.

¿Qué es lo que distingue a un español? En los campos de concentración nacionalsocialistas, a los españoles se les reconocía por el triángulo azul con la “S” de “Spanier”, “español”, que portaban sobre la camisa del uniforme.

En Mauthausen, a David Moyano aquella etiqueta le salvó la vida. Acusado de un robo tan insignificante como improbable, los SS le golpearon hasta darlo por muerto. Inconsciente acabó a las puertas del crematorio. Tirado sobre la nieve alguien descubrió que aún vivía, vio la “S” en el triángulo azul y fue a avisar a los otros españoles. Los compatriotas acudieron al rescate.

David Moyano sobrevivió a Mauthausen, y yo lo encontré andando por la estación central de Bruselas con un pañuelo al cuello. Era un triángulo azul con una “S”. Lo reconocí al momento.

“Yo no soy un desertor”

David Moyano, spanischer überlebende des KZ-Mauthausen

Sus tarjetas de deportado político y ex combatiente las lleva Moyano siempre consigo.

David Moyano tiene hoy 86 años y vive en una residencia de ancianos belga que le cuesta toda la pensión, comenta indignado. Pero de Francia recibe aún una pequeña renta por sus servicios en el ejército “y esa es toda para mí”. Del bolsillo saca una bolsita de plástico para enseñarme su tarjeta de ex combatiente y su carné de deportado político. “Yo no necesito pasaporte. Yo voy a Francia, les enseño esto, y basta. No me hacen más preguntas”, dice orgulloso.

Moyano y los demás republicanos españoles son curiosos héroes que han perdido todas las batallas. Fueron derrotados en la Guerra Civil. Aunque en la II Guerra Mundial ganaran los buenos, mientras Franco siguiera en su puesto la victoria continuaría sabiendo a fracaso. España los abandonó. Y sin embargo, la convicción de haber arriesgado la vida por lo que era justo y correcto les concede el aura de quien ha triunfado en cada frente.

Messerschmitt Flugzeug während des 2. Weltkrieg

En la Guerra Civil española, Hitler puso a prueba a su "Luftwaffe".

“Yo tenía 14 años, hacía poco que los había cumplido, cuando me alisté en el ejército republicano. 118 batería”, recuerda Moyano, “y nos enviaron al Campo de la Bota. Allí estaban los internacionales, que eran rusos, pero los habían hecho marchar y los sustituimos nosotros como voluntarios. Yo estaba en las baterías antiaéreas, y cuando te decían 'aviones de Palma en vuelo' significaba que los alemanes y los italianos venían a bombardearnos.”

La Guerra Civil española duró tres años, de 1936 a 1939. El apoyo que el bando nacional obtuvo de los regímenes fascistas de Alemania e Italia dobló casi la ayuda que del exterior, sobre todo de Rusia, obtuvo la República. Sin ser ese el único ni el principal motivo, los republicanos no pudieron defender sus posiciones. “Yo tenía un tío que estaba en el Gobierno y un día me dijo que ellos se iban esa misma noche, y que yo no volviera a la batería porque los falangistas estaban al caer. Pero yo no soy un desertor.”

“¡Aquello era la caraba!”

David Moyano, spanischer überlebende des KZ-Mauthausen

David Moyano muestra fotos de un encuentro con antiguos camaradas republicanos.

Sin embargo la Guerra estaba perdida. David Moyano acabó pasando la frontera y refugiándose, como tantos otros, en Francia. “En Francia nos dijeron: 'los que quieran ir con Franco que se pongan a la derecha, y los que se quieran quedar aquí, a la izquierda'. A los que fueron a la derecha los mandaron para España, y nosotros nos quedamos, con la República”, dice.

La Gran Guerra europea acababa de estallar, y el ejército francés pidió voluntarios para luchar contra la Alemania nazi. Moyano y sus camaradas ingresaron en una compañía militarizada gala. “Era el Batallón 'Alpin', Alpino”, recuerda Moyano, “y nosotros fuimos a la montaña para construir una carretera militar que tenía que llegar hasta la frontera con Italia. ¡Ja, ja, ja! ¡Aquello era la caraba! Éramos todos jóvenes y merecía la pena hacer todo aquello.”

60 Jahre Danach - Chronik - 1940

Traspasada la Línea Maginot, los nazis ocuparon Francia.

“Pero entonces nos mandaron a la Línea Maginot”. La Línea Maginot debía servir a Francia como protección para sus fronteras, pero cuando en 1940 la Wehrmacht logró quebrarla, el camino hacia París quedó despejado. “Estábamos rodeados. Nuestro capitán dijo 'sálvese quién pueda' y nosotros, éramos una docena de ellos, huimos a la montaña. Yo creo que yo temblaba como una hoja del miedo que tenía de los alemanes.”

En la Línea Maginot, Moyano y sus compañeros cayeron prisioneros. El 25 de enero de 1941 los deportaron al campo de concentración de Mauthausen, en Austria. “Yo me acuerdo bien porque el día que nos hicieron ir a la estación, y nos dijeron que no teníamos que llevar nada porque en el sitio al que íbamos nos darían ropa y demás, era mi cumpleaños”.

Mauthausen: el campo de los españoles. ¡Siga leyendo!

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema