Nacionalizaciones de Chávez preocupan a la industria alemana | Economía | DW | 30.04.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Nacionalizaciones de Chávez preocupan a la industria alemana

En nueve años de gestión, Hugo Chávez ha desarrollado una cruzada de nacionalizaciones que afecta los intereses de europeos, latinoamericanos y de los mismos venezolanos. ¿Qué tan confiable es Venezuela para Europa?

default

El presidente venezolano Hugo Chávez y su homólogo iraní Mahmoud Ahmadineyad, abrazados en Teherán. ( 1° julio de 2007).

La nacionalización de la industria ha sido un instrumento probadamente ruinoso del Estado para apropiarse de los sectores productivos de una nación. Si bien es cierto que en el sector social el Estado debe y tiene que tomar parte activa en el desarrollo de un país, la experiencia histórica ha demostrado que la excesiva reglamentación y, sobre todo, las políticas intervencionistas en la producción industrial de un país se convierten en el principal obstáculo para el crecimiento de cualquier economía, así ésta esté recibiendo inmensos recursos gracias a la coyuntura de altos precios del petróleo, como la venezolana.

En efecto, la nacionalización de empresas de los sectores energético, de telecomunicaciones, construcción y alimentos significa un inmenso gasto que, a mediano o largo plazo, podría reventar la capacidad de las finanzas públicas del Estado venezolano. Pero hay otro factor negativo que se suma a la ola de nacionalizaciones: el presidente Chávez ha convertido la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en la “caja menor” que cubre los gastos generados por las nacionalizaciones.

“Las nacionalizaciones son un fenómeno que nos preocupa mucho”, dijo a DW-WORLD Barbara Konner, directora regional para las Américas de la Confederación alemana de Cámaras de Industria y Comercio. Si bien es cierto que las empresas alemanas aún no han sido afectadas directamente por la ola de nacionalizaciones en Venezuela “este tipo de economía no es nada favorable al ambiente que requiere la inversión”, agregó Konner.

España, Suiza, Francia, Italia y…

La estrategia de Hugo Chávez de controlar sectores estratégicos de la economía empezó en enero de 2007, cuando anunció la toma de control de proyectos en la industria petrolera, empresas del sector eléctrico y del mayor grupo de telecomunicaciones del país.

El pasado 9 de abril el Gobierno de Venezuela anunció que renacionalizará la siderúrgica Ternium Sidor, en manos del grupo italo-argentino Techint. Dicho consorcio industrial controlaba el 60% de las acciones de la siderúrgica, la mayor de la región andina y el Caribe y había sido privatizada en 1997. Si bien Argentina e Italia han sido los últimos países afectados, esa lista crece y crece. Entre ellos se encuentran Estados Unidos, México, Colombia, España, Francia, Suiza y Noruega.

Entre las mayores estatizaciones de empresas privadas ordenadas, hasta ahora, por el Gobierno de Chávez se cuenta la de procesadoras de petróleo. El Gobierno de Chávez tomó el 1° de mayo de 2007 las instalaciones de cuatro refinadoras de crudo pesado en la Faja Petrolífera del Orinoco, valoradas en 30.000 millones de dólares, que eran manejadas por petroleras internacionales. Esta orden de nacionalización obligó la salida de dos socias estadounidenses, Exxon Mobil y ConocoPhillips, que interpusieron sendos procesos de arbitraje contra Caracas. La estadounidense Chevron, la británica BP, la noruega Statoil y la francesa Total aceptaron los términos y permanecieron como socias minoritarias.

En el sector de las telecomunicaciones en 2007 se completó la estatización de CANTV, la mayor del sector, al adquirir más del 86% de sus títulos por unos 1.300 millones de dólares. Además de desbancar a la estadounidense Verizon, que era el accionista de referencia, Venezuela lanzó una Oferta Pública de Toma de Control (OPTC) sobre los títulos en la Bolsa de Caracas y el mercado estadounidense que permanecían en manos de minoritarios. Una maniobra que hizo derrumbar las acciones de CANTV.

DW recomienda