1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Myanmar bajo Junta Militar: medio siglo de ruina

El nuevo proceso que las autoridades de Myanmar buscan entablar contra la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi ha suscitado las críticas de los comentaristas europeos.

default

Monjes protestan contra el cautiverio de la crítica pacifista Aung San Suu Kyi.

La Croix, de París: “Myanmar (antigua Birmania) es un país controlado desde hace casi 50 años por una estricta Junta Militar que arruinó la que otrora fue una próspera nación. Una espina en el pie del régimen es Aung San Suu Kyi.

Esta valiente mujer es desde hace 30 años un símbolo de la esperanza para muchos de sus conciudadanos. La presunta contravención de su arresto domiciliario está siendo utilizada por los militares como una razón para mantener en cautiverio a la Nobel de la Paz.”

Ni China ni India quieren asumir responsabilidades

Times, de Londres: “Los dos países con la mayor importancia para Myanmar son China e India. Pero ninguno de los dos es capaz de asumir las obligaciones y la responsabilidad inherentes al poder.

Beijing ve a Myanmar como un socio estratégico que ofrece petróleo y otras materias primas. Nueva Delhi tampoco tiene ningún interés en alguna confrontación. Myanmar limita con los pequeños y aislados países del noroeste de India plagados de problemas de rebelión y separatismo.

A propósito de estos problemas, India necesita fronteras estables y ayuda en la lucha contra el contrabando de armas.”

Reforma sobre mantenimiento de armas

Kölner Stadt-Anzeiger, de Colonia: “O se dice claramente que masacres como la sucedida recientemente en un colegio de Winnenden, en el sur de Alemania, son imposibles de evitar - a no ser que millones de personas ajenas a las armas sufran inaceptables recortes de sus libertades personales – o se va al grano y se prohíbe radicalmente el mantenimiento de armas en las casas.

El problema del proyecto de ley en curso por estos días es que tambalea entre dos polos: la ‘libertad’ y la ‘seguridad’. Una reforma que no quiere causarle dolor a nadie. Así no se puede legislar efectivamente sobre el porte de armas en Alemania.”

Autor: JOV / dpa

Editora: Cristina Papaleo