Museo alemán muestra moda nazi en exposición sobre historia de la ropa en años 30 | Europa | DW | 08.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Museo alemán muestra moda nazi en exposición sobre historia de la ropa en años 30

La moda en la época nazi era mucho más que vestidos tradicionales bávaros y uniformes con la cruz gamada. La realidad fue más diversa y el museo de Industria de Ratingen, en el oeste de Alemania, lo documenta en una exposición sobre la historia de la ropa de los años 30 y 40.

La muestra "Brillo y horror: la moda en el Tercer Reich" cuenta cómo la dictadura se reflejaba o no en la vestimenta: de uniformes militares cosidos en tejidos nobles a medias zurcidas continuamente; de vestidos desenfadados para el tiempo libre a cartas para mendigar un poco de tela. La exposición se inaugura mañana y estará abierta hasta el 27 de enero de 2013. El museo ha recogido más de 100 trajes de gala y casi 500 prendas y objetos más, como sombreros, zapatos, bolsos, revistas y cartas. Muchas provienen de ciudadanos de la zona de Düsseldorf, en el oeste del país. "No esperábamos que la ideología tuviera tanta penetración en al ropa", asegura la responsable de la muestra, Claudia Gottfried. El vestido denotaba pertenencia, como se demostraba en las juventudes hitlerianas: la camisa parda y el pantalón negro daban una sensación de grupo.

Pero la exposición también presenta a los jóvenes que no querían ser parte de la tendencia mayoritaria y que con su ropa mostraban su oposición: una vestimenta desenfada con medias altas que en lugar de quedar estiradas hasta las rodillas se replegaban en los tobillos. Los años de guerra fueron años de carencia y la respuesta fue aprovechar los restos de camisetas, vestidos hechos de cortinas y prendas cosidas con retazos. Sin embargo, por muchas carencias que hubiera, la mujer alemana debía vestir siempre de forma respetable, como dictaba la ideología. Y a las amas de casa se les animaba a cuidar la ropa que debían lavar como parte de la riqueza del pueblo alemán. Luego, llegó el turno de "desnazificar" la vestimenta, porque las tropas aliadas prohibieron los emblemas del régimen nazi. Con los uniformes se hicieron abrigos para niños y con las banderas con las esvásticas, delantales. El origen del casco de un bombero voluntario se reveló en los años 80, cuando otro levantó una extraña pegatina y debajo apareció una esvástica. Ahora, el objeto es la joya de la exhibición. dpa