1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Murió Wolfgang Wagner, fundador del “Nuevo Bayreuth”

Wolfgang Wagner, quien dedicó su vida a su célebre abuelo y durante más de medio siglo dirigió el destino del Festival Wagneriano, murió hoy a los 90 años. Pese a las pugnas familiares, Wagner logró reconciliación y paz.

default

Wolfgang Wagner, estuvo casi 60 años al frente del Festival Wagneriano de Bayreuth

Cuando en septiembre de 2008 se despidió de la función siendo el director de más edad, lo hizo en plan triunfador: tras un largo tira y afloje por la sucesión consiguió imponerse y mantener el reinado de su familia sobre la "Colina Verde", como se conoce a la ópera de Bayreuth. Su joven hija Katharina Wagner, entonces de 31 años, y Eva Wagner- Pasquier, de 64, son quienes ahora conjuntamente dan el tono a los Festivales.

Lucha wagneriana con final feliz

Bildergalerie Bayreuth: 08 Katharina und Wolfgang Wagner II

Katharina, la hija menor y predilecta de Wolfgang Wagner, co-dirige desde 2008 el célebre festival de Bayreuth junto a su media hermana Eva Wagner-Pasquier.

Encanto, astucia y no poca obcecación fueron las armas con las que Wagner resistió durante años todos los intentos de sacarlo de su cargo. Provisto de un contrato de por vida, le cabían las palabras del dragón Fafner de la ópera "Sigfrido" de su famosísimo abuelo: "Estoy y poseo". Como no conseguía que la hija de su segundo matrimonio, Katharina, fuera su sucesora, se negaba a renunciar. Al mismo tiempo aumentaban el acoso y la presión para que lo hiciera, y el tono entre Bayreuth y los gobiernos de Berlín y Múnich se ponía cada vez más áspero. La situación llegó a su desenlace cuando un drama de dimensiones wagnerianas aportó la solución: en noviembre de 2007 murió sorpresivamente la segunda esposa de Wolfgang Wagner, Gudrun, 25 años más joven que él y quien dominaba la colina. Para el anciano fue un duro golpe, pero abrió las puertas para la hasta entonces menospreciada hija de su primer matrimonio, Eva Wagner-Pasquier. Hubo acercamiento, reconciliación y finalmente un acuerdo para la dirección conjunta de las medio hermanas. El anciano de frágil salud pudo despedirse en paz.

Historia de un festival legendario

Wolfgang Wagner nació el 30 de agosto de 1919 en Bayreuth y fue el tercer hijo de Siegfried y Winifred Wagner. En 1939 fue herido en la guerra durante la invasión a Polonia. Dispensado en 1940 del ejército, empezó a trabajar en los Festivales y en la ópera Preussische Staatsoper de Berlín. Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-45), a partir de 1950, se dedicó a reconstruir con su hermano Wieland los Festivales, que habían caído en el mayor de los descréditos por su compromiso con el nacionalsocialismo. Tras un año de trabajo consiguieron montar los primeros Festivales Wagnerianos. Las puestas del "Nuevo Bayreuth" llamaron la atención en todo el mundo en la década de 1950. Wolfgang, un hábil manager comercial y organizador, ocupó por propia decisión un segundo plano como director, siempre a la sombra de su hermano Wieland. Pero Wieland murió tempranamente, y en octubre de 1966 Wolfgang asumió la responsabilidad completa de los Festivales, que anualmente atraen a casi 60.000 visitantes de todo el mundo. Wolfgang consiguió mantener la atmósfera "especial" de la Colina Verde. Hasta hoy se reúnen en verano cantantes y músicos de gran renombre y toda procedencia en Bayreuth, para actuar por retribuciones notablemente menores que las que reciben en cualquier otra parte del mundo.

Director convencional abierto a lo moderno

25.04.2009 DW-TV Kultur.21 Christoph Schlingensief

También Christoph Schlingensief, "enfant terrible" del teatro alemán puso en escena a Wagner en Bayreuth.

Durante la "era Wolfgang" hubo más de 1.700 funciones, y a él mismo le correspondieron 12 puestas en escena. Aunque por su propio trabajo, juzgado convencional, muchas veces tuvo que soportar duras críticas, Wagner demostró ser un director siempre atento a lo nuevo. Abrió los Festivales a directores de otros países y ya en 1972 hizo lugar a Götz Friedrich, cuya puesta de "Tannhäuser" produjo un escándalo. Más tarde llegaron Patrice Chereau ("El anillo del Nibelungo", 1976), Heiner Müller ("Tristán e Isolda", 1993) y Christoph Schlingensief ("Parsifal", 2004). Ninguno de los grandes directores de Wagner, de Hans Knappertsbusch a Christian Thielemann, pudo resistirse a la reputación de Wagner. Al mismo tiempo, su mayor contribución fue la estabilidad financiera de los Festivales. Incuso se encargó de reparar y restaurar los edificios en el área del Festival.

Aullando al son del lobo

Las discordias en el seno del clan Wagner fueron siempre noticia. Tras la muerte de su hermano Wieland, Wolfgang rompió relaciones con su familia. Su sobrina Nike Wagner, hija de Wieland, se convirtió en una de sus críticas más acérrimas. En 1976, Wagner se separó de su esposa Drexel, para casarse con su entonces colaboradora Gudrun Mack. Entre las consecuencias del matrimonio estuvo la ruptura de relaciones con su hija Eva y su hijo Gottfried, que ajustaría cuentas con su padre en su libro "El que no aúlla con el lobo" ("Wer nicht mit dem Wolf heult"), en alusión al nombre de su padre ("Wolf" significa "lobo").

Autor: dpa/VR

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda