Murió el actor más viejo del mundo | Sociedad | DW | 25.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Murió el actor más viejo del mundo

El histrión neerlandés Johannes Heesters, apodado cariñosamente “Jopie”, se apoderó de la tarima hasta el final de sus días. Considerado el actor y cantante más longevo del mundo, murió en la Nochebuena a los 108 años.

default

"Jopie" anhelaba cumplir los 110 años, pero a los 93 ya había roto un récord de longevidad sobre la tarima.

Aunque, siendo muy joven, Johannes Marius Nicolaas Heesters quería ser cura, fue la tarima la que terminó acaparando su atención y marcando su destino. El hecho de que su carrera artística empezara cuando él tenía 30 años podría dar la impresión de que comenzó muy tarde. Pero, ¿qué son 30 años cuando se considera la longevidad de esta estrella del espectáculo?

Heesters, apodado cariñosamente “Jopie”, siempre celebró con orgullo y por todo lo alto sus últimos cumpleaños, organizando grandes fiestas y cantando a voz en cuello. Él anhelaba cumplir los 110 años y pasar a la historia como el actor y cantante activo más viejo del mundo. Cuando murió este 24 de diciembre a los 108 años, ya había establecido ese récord.

Nacido el 5 de diciembre de 1903 en los Países Bajos, Heesters visitó una escuela de actuación durante dieciséis años, financiando sus lecciones de teatro y canto con lo que ganaba por su trabajo en un banco y una fábrica de golosinas. Aunque su primera aparición pública la hizo en la Ópera Popular de Viena, en 1934, se dio a conocer como actor de cine en Berlín.

Objeto de admiración y reproches

Hannes Heesters und Marika Rökk in Gasparone Ufa Film Filmszene

"Jopie" junto a Marika Rökk en una escena de la película "Gasparone".

Una de las películas que contribuyó a convertirlo en una celebridad fue El estudiante pobre (Der Bettelstudent), con Marika Rökk. Fueron los berlineses quienes le dieron el mote de “Jopie”, que lo acompañó hasta la muerte. Sin embargo, su prominencia, que coincidió con el ascenso de los nacionalsocialistas en Alemania, no siempre fue vista con buenos ojos.

Heesters nunca dejó de describirse como una persona apolítica y subrayó en todo momento que él era un artista y nada más. Con ese argumento se defendió de los reproches que muchos de sus compatriotas neerlandeses le hicieron al acusarlo de colaborar con los fascistas alemanes cuando su tierra natal se hallaba ocupada por las tropas de Hitler.

Pocos le perdonaron el hecho de que su carrera meteórica disfrutara de la aquiescencia de los nazis. En la Alemania de los cuarenta, el holandés de acento encantador era un icono. El papel de su vida fue el del Conde Danilo en la opereta La viuda alegre, que interpretó 1.600 veces. Su canción Me encontraréis en el Maxim’s se transformó en un clásico.

“Jopie” en el Libro Guinness de los Récords

Entertainer und Schauspieler Jopie Heesters

Heesters en el rol de su vida: el Conde Danilo ("La viuda alegre").

En su vida privada, Heesters era todo lo contrario del dandy que encarnaba de cara al público. Su primera esposa, Louisa, falleció tras 53 años de matrimonio y el propio “Jopie” murió 19 años después de haberse casado con la actriz Simone Rethel, su segunda compañera. El hecho de que Rethel fuera 45 años menor que Heesters fue objeto de bromas por parte de los alemanes.

En 1997, Heesters fue incluido en el Libro Guinness de los Récords como el único actor de 93 años en haber interpretado 250 veces el rol principal de una obra de teatro de tres horas. El título de la obra parecía ser un homenaje a su protagonista: La edad bendita (Ein gesegnetes Alter). Siete años después cumplió los cien años sobre la tarima.

Aún después de perder el sentido de la vista, Heesters no se alejó demasiado de los escenarios. Y continuó recibiendo reconocimientos por su trabajo hasta hace poco. De no haber fallecido este sábado (24.12.2011), su próximo proyecto habría sido el rodaje de la historia de Anton Chéjov La Nochebuena de Wanka.

Autores: Silke Wünsch / Evan Romero-Castillo
Editor: Enrique López

DW recomienda