1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Muere un observador de la OSCE en Ucrania

Un convoy de la OSCE fue impactado por una mina cuando se trasladaba por la provincia de ​​​​​​​Lugansk.

Un miembro de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) murió este domingo (23.04.2017) en la provincia ucraniana de Lugansk al explotar una mina, cuando se trasladaba en automóvil con otros integrantes de la misión.

Según informó la policía de la autoproclamada república separatista de Lugansk, la detonación ocurrió cuando se encontraban a la altura de la localidad de Prishib, cerca de la línea de separación de fuerzas en el este de Ucrania. Uno de los coches del convoy de la OSCE fue alcanzado de lleno por la mina antipersonal, mientras el segundo resultó intacto.

La república separatista de Donetsk también confirmó la muerte y recordó haber advertido a la OSCE que incrementara sus medidas de seguridad.

"Es sabido que dicho convoy se salió de la ruta habitual y se desplazaba por carreteras secundarias, lo que está prohibido por el mandato de la misión de observación de la OSCE", dijo Eduard Basurin, subcomandante de las milicias rebeldes, a medios rusos.

Por su parte, el presidente en ejercicio de la OSCE, el ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, reconoció la muerte del observador en su cuenta de Twitter.

"Trágicas noticias desde Ucrania. Una patrulla de la Misión de Observación Especial chocó con una mina. Un miembro de la patrulla resultó muerto y otro herido. La muerte de un colega es un revés para toda la OSCE", dijo Kurz.

El ministro de Exteriores exigió una "profunda investigación" del incidente para que los responsables del ataque respondan por sus actos.

Las fuerzas de seguridad separatistas no descartan que la mina fuera colocada por grupos subversivos ucranianos activos en la zona de separación.

A pesar de que los Acuerdos de Paz de Minsk de febrero de 2015 pusieron fin a la guerra a gran escala entre el Ejército ucraniano y las milicias insurgentes prorrusas, las diputas entre ambos bandos han continuado.

Las negociaciones de paz están estancadas por diversos motivos, como la falta de acuerdo sobre las elecciones en las zonas controladas por los separatistas. Además, Ucrania demanda el control de la frontera entre las regiones de Donetsk y Lugansk y el territorio ruso, mientras que Moscú ha pedido a Kiev la previa aprobación de una ley que incremente la autonomía de las zonas separatistas.

JCG (EFE, dpa)

DW recomienda