Muere representante de la ″revolución pacífica″ en la RDA | Alemania | DW | 30.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Muere representante de la "revolución pacífica" en la RDA

Christian Führer fue párroco de la iglesia de St. Nikolai de Leipzig, sitio de manifestaciones de 1989 que culminaron con la caída del régimen estealemán. Recientemente había recibido el Premio Nacional de Alemania.

Christian Führer, expárroco de la iglesia St. Nikolai de Leipzig, famoso por las "manifestaciones de los lunes en Leipzig" de la histórica revolución pacífica en la extinta República Democrática Alemana (RDA), murió este lunes a los 71 años.

Su nombre y la Nikolaikirche de Leipzig permanecen en la mente de los miles de alemanes que vieron cómo la revolución pacífica de 1989 terminaría por hundir a la República Democrática Alemana (RDA).

El expárroco evangelista de 71 años fue trasladado al hospital universitario de Leipzig a primera hora de este 30 de junio. "Desgraciadamente sólo pudimos certificar su muerte a pesar de todos los intentos por mantenerlo con vida", informó la clínica a la agencia dpa.

El anciano llevaba largo tiempo gravemente enfermo y estaba retirado de la vida pública. La semana pasada recibió, junto a sus compañeros del otoño de 1989, el Premio Nacional de Alemania. Sin embargo, no pudo viajar a Berlín y su hija fue la encargada de recogerlo en su nombre.

Desafío al poder

Christian Führer fue párroco de la iglesia de St. Nikolai, la mayor de Leipzig, desde 1980 hasta su jubilación en 2008.

El 9 de octubre de 1989, 70.000 personas desafiaron a las fuerzas de seguridad de la RDA y después de celebrar una ceremonia religiosa en la iglesia de St. Nikolai, lugar donde se fraguaban las protestas, salieron a las calles de la ciudad bajo el lema "Nosotros somos el pueblo", exigiendo libertad.

Pocas semanas después, el 9 de noviembre, el régimen del "socialismo real" de la RDA, al no aguantar más la presión interna de sus ciudadanos, se vio obligado a abrir la hasta entonces infranqueable frontera interna, provocando la caía del Muro de Berlín.

EL (dpa, afp)

DW recomienda