1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Muere el rebelde del cine alemán: Werner Schroeter

El cineasta alemán Werner Schroeter, considerado una figura de culto del cine europeo, cuya última cinta, "Para esta noche", se basa en la novela homónima de Juan Carlos Onetti, murió a la edad de 65 años en Kassel.

default

Werner Schroeter, una leyenda del cine alemán.

Werner Schroeter es una leyenda del cine de autor en Alemania, aunque su trabajo últimamente era más conocido en otros países de Europa, sobre todo en Francia y Portugal, donde filmó varias de sus películas.

La ópera y la música lo marcaron desde los 13 años, cuando escuchaba discos de la cantante francesa Caterina Valente (La Paloma), y escuchaba cautivado a María Callas. Una verdadera revelación fue para él presenciar la puesta en escena de la ópera Carmen en Bielefeld.

Estudió tres semestres de psicología en la Universidad de Mannheim, pero la dejó para inscribirse en la Escuela Superior de Cine y Televisión de Múnich. También interrumpió esos estudios apenas comenzados, decidió viajar a Bélgica con sus primeros trabajos que presentó en el 4° Festival de películas experimentales de Knokke-le-Zoute. No volvió a la academia.

Schroeter quedó hechizado por las producciones de la vanguardia estadounidense de cineastas como el estadounidense de origen griego Gregory Markopoulos. Ahí también conoció al cineasta gay alemán Rosa von Praunheim, con quien pronto trabajaría y compartiría un techo.

Esas experiencias fueron fundamentales para que Schroeter se definiera como cineasta. En 1969 recibió el premio Josef von Sternberg, en Mannheim, por su película operística Eika Katappa, un collage de imágenes, sonidos y música muy diversa, en la que la ópera de Verdi y la música de Beethoven se mezclan con piezas de Elvis Presley y Caterina Valente.

Cine expresionista

El cineasta define su obra como cine expresionista, en el que confluyen distintos géneros, culturas e ideologías, para manifestar los temas que le interesan: las relaciones humanas, la fascinación por la muerte, la teatralidad extrema, lo clásico que convive con lo trivial, pero sobre todo, su profunda pasión por la ópera y por María Callas.

Werner Schroeter Preisträger des Goldenen Bären für seinen Film Palermo oder Wolfsburg

Werner Schroeter (izq.) con el Oso de Oro por "Palermo o Wolfsburgo", junto a la actriz de la RDA Renate Krössner. Foto de 1980.

En 1971 fue descubierto por el cineasta y director de teatro Peter Zadek, que lo apoya en la realización de puestas en escena en teatros alemanes y europeos. Entre sus grandes triunfos filmográficos se cuenta la cinta Palermo o Wolfsburg, que narra la historia de un joven trabajador siciliano emigrado a Alemania, con la que conquista el Oso de Oro del Festival de Cine de Berlín en 1980.

Werner Schroeter era un admirador declarado de Rainer Werner Fassbinder a quien llamó alguna vez el cineasta más importante e interesante del cine alternativo, y entre sus musas se contaba la célebre actriz alemana Marianne Hoppe, a quien le dedicó un homenaje fílmico, La Reina, (2001), poco antes de su muerte.

Schroeter, también fotógrafo, enfocó su lente para captar a la actriz francesa Isabelle Huppert el año pasado, pese a encontrarse ya gravemente enfermo de cáncer.

Para esta noche

Su última película Para esta noche, basada en la novela homónima del uruguayo Juan Carlos Onetti fue estrenada en la Mostra de Venecia en el 2008. La película recrea el mundo violento, oscuro y apocalíptico de Santa María, la ciudad donde el protagonista del escritor uruguayo, Osorio (Pascal Gregory), vuelve para reunirse con la mujer que ama. Santa María se encuentra sumida en la descomposición provocada por la derrota y la enfermedad, y en sus calles acampan refugiados y milicias enfrentadas.

La cinta fue rodada en Portugal y Schroeter eligió un elenco integrado por actores franceses. Nuit de chien, como se titula la versión original de la cinta basada en la novela de Onetti fue estrenada en París y Lisboa antes de llegar a los cines alemanes.

En una de las últimas entrevistas realizadas al cineasta, declarado homosexual, negó ser una persona pesimista. "Soy una persona muy positiva, por eso puedo jugar libremente con eso que llaman sombrío y oscuro. Porque a pesar de todo sigue habiendo una utopía y también algo que podemos llamar belleza. No puedo saber si existe la redención. La vida es algo limitado en el tiempo. Y uno de los aspectos fundamentales del arte es ir lo más lejos posible dentro de esos límites", dijo.

Autora: Eva Usi

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda